La triple alianza contra el Paraguay (o la destrucción de una política de desarrollo independiente)

Por: Antonio Delgado

Aislamiento y desarrollo económico autónomo y sostenido.

     Hasta su destrucción en 1870, como consecuencia de la coalición bélica entre Argentina, Uruguay y Brasil, el Paraguay venía proyectándose como la experiencia económica latinoamericana, en la que el capital internacional no había puesto sus manos. El largo y férreo gobierno de Gaspar Rodríguez de Francia (1814-1840), condujo a la nación guaraní a un desarrollo agrícola y manufacturero independiente, razón por la cual mantuvo al Paraguay en un aislamiento con el mundo exterior. Esta política fue secundada por sus sucesores Carlos Antonio López y su hijo Francisco Solano, quienes concibieron una apertura económica, pero manteniendo un estricto control sobre la navegación fluvial, aunada a la explotación de la yerba mate, el tabaco, la fundición de hierro y la creación de una flota mercante. Eran los signos de un país que en el siglo XIX, marchaba hacia la prosperidad nacional.

De la injerencia europea a las hostilidades de los vecinos.

     La política nacionalista y proteccionista paraguaya no agradó a Inglaterra, potencia que esperaba la apertura plena del país al mercado internacional. Brasil, aliado de Inglaterra, también manifestaba disgusto por la política nacionalista paraguaya sobre la navegación fluvial. La estrecha colaboración anglo-carioca constituía la principal amenaza para los intereses paraguayos; esta se agudizó con la crisis política del Uruguay en 1865, que terminó con el derrocamiento de Anastasio Aguirre (blancos) (aliado de López), y el ascenso al poder de Venancio Flores, apoyado por la intervención militar brasileña en la provincia oriental. Solano López preparó una contraofensiva militar en apoyo al Uruguay; para lograrlo, solicitó permiso al gobierno argentino de Bartolomé Mitre para cruzar la provincia argentina de Corrientes. Mitre, además de negar la solicitud paraguaya, movilizó tropas contra Solano López. De esta manera, se levantaba contra el Paraguay una poderosa alianza argentino-brasilera, a la que se unió Uruguay gobernada desde 1865 por Venancio Flores (colorados) y financiada por las potencias europeas Inglaterra y Francia.

Caricatura paraguaya en la que se denuncia la triple alianza formada por Brasil, tomada de Independencia 200 número 55.

coalición bélicaLas consecuencias para el Paraguay.

     La guerra de la Triple Alianza, que comenzó a finales de 1864 y culminó en 1870, trajo una crisis demográfica para el Paraguay que rayó en un genocidio: antes de la guerra, Paraguay contaba con 1.525.000 habitantes y después del conflicto se ubicó en unos 221.000, de los cuales solo 28.000 eran hombres. El país perdió casi toda su población adulta masculina. La nación guaraní también perdió parte de su territorio y fue obligada a pagar una indemnización de guerra que ascendió en 3.220.000 libras esterlinas.

Fuentes consultadas:
HALPERIN DONGHI, Tulio, Historia contemporánea de América Latina. Madrid, Editorial Alianza, 3a Edición, 1972.
GALEANO, E, Las venas abiertas de América Latina. Madrid, Editorial Siglo XXI, 16a Edición, 2000.
BOERSNER, D, Relaciones internacionales de América Latina. Breve historia. Caracas, Editorial Nueva Sociedad, 5a Edición, 1996.
INDEPENDENCIA 200. Ediciones del Ministerio del Poder Popular para la Cultura.

Deja un comentario

Archivado bajo Nuestra América

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s