El parque nacional Guatopo

Por: Iván López Calero.

      Este hermoso parque nacional se encuentra ubicado en la región montañosa de la Serranía del Interior venezolano, entre los frondosos Valles del Tuy, específicamente desde Santa Teresa del Tuy, Ocumare, Yare y la región de Macaira y Caucagua en Barlovento (estado Miranda) y los llanos de Altagracia de Orituco (estado Guárico). Ocupando una superficie de 122.464 hectáreas, con una temperatura que oscila entre los 14° C y los 34° C, esto debido a que se encuentra catalogado como un bosque pluvial Mesotérmico, la altitud de sus suelos varía entre los 200 y 1430 metros sobre el nivel del mar, su clima es cálido lluvioso con presencia de lluvias todo el año en sus partes más encumbradas, esto gracias a la vegetación frondosa de estos lugares.

Entrada al Parque Nacional Guatopo

       Fue creado parque nacional bajo el Decreto No. 122 del 28 de marzo de 1958; Gaceta Oficial No 25.624 del 31 de Marzo del 1.958, por la Junta de Gobierno presidida por el Contralmirante Wolfang Larrazabal. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Turismo Regional y Local

Editorial Revista Matria Nº 6

Por: Arturo Lev Álvarez

    Los aniversarios hay que festejarlos y más cuando vienen acompañados de conmemoraciones históricas bicentenarias. En el caso del grupo de investigación de revista Matria nos complace celebrar junto a los lectores y colaboradores el primer año de vida de la revista, tratando de cumplir con las expectativas creadas desde aquel primer número en mayo de 2013.

     El aniversario lo celebramos con esta publicación Nº6 de la revista, cumpliendo así la meta de la edición bimensual, que tanto esfuerzo y sacrificio ha costado por parte del colectivo de investigación. La satisfacción está en saber que la revista ha abierto diálogos y debates tanto en los valles del Tuy como fuera de la región. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Editorial

Historia de la música contemporánea en Santa Lucía, I (1892-1987) de Juan Ramón Ávila (Libro recomendado)

      Este libro, publicado por primera vez en 1987, es un registro cronológico e histórico, incunable y único en los Valles del Tuy (y tal vez en el estado Miranda). Su autor se dedicó, con máximo detalle, a escudriñar en el pasado de la música tanto popular como académica de su pueblo, recurriendo no solo a la referencia bibliográfica sino también a la revisión de documentos, fotos y la realización de entrevistas a las personas involucradas en una historia que lo toco muy de cerca. Una verdadera labor de cronista oficial, aún esperando el segundo tomo, que contendrá la historia desde 1987 hasta 2007.

Portada del libro Historia de la música contemporánea en Santa Lucía, I (1892-1987) de Juan Ramón ÁvilaPulse acá para descargar Historia de la música contemporánea en Santa Lucía, I (1892-1987)

     En la presentación de la primera edición de 1987 el profesor Luis Augusto González Díaz de forma certera sobre este obra expresó:

“Es buena la intención, pero mejor aún, en grado superlativo al hecho, al acontecimiento de la investigación y en este ensayo se acopia lo tradicional, lo histórico, lo contemporáneo de los quehaceres de la música en este Valle de Santa Lucía de Pariaguan, antaño y hogareño..”

      Si bien es una obra breve, es sin embargo un buen compendio de apuntes que muy fácilmente pueden dar pie a jóvenes investigadores que deseen iniciar análisis mas profundos en el área de la historia de la música, en Santa Lucía o a nivel del Valle del Tuy.

     Es una obra llena de anécdota de charlas – entrevistas entre amigos, vecinos y coterráneos que más que hablarnos de historia local nos echan el cuento de sus vivencias de sus andanzas y sus esfuerzos en el amor por la música, en palabras de propio autor podemos descubrir estos aspectos reflejados cuando al iniciar su obra nos refiere:

“La presente lleva por objeto el de elaborar una recopilación de la historia reciente en la música de nuestro pueblo… historia hecha con la vivencia de sus propios protagonistas y la indagación bibliográfica entre autores de este lar…”

      Desde Matria deseamos recomendar esta pieza de historia local del cronista Juan Ramón Ávila que más que un referente bibliográfico del Valle de Santa Lucía del Tuy puede y debe convertirse en una fuente de inspiración para las jóvenes generaciones de investigadores e historiadores, que bien pudieran fortalecer los aspectos en ella tratados.

Deja un comentario

Archivado bajo Misceláneas

Un domingo verde

Por: Edgar Rivero

     “Un domingo verde se asomó por la ventana, con olor a viaje, con el olor del sancocho entre familiares, día de recorrer estos Valles eternos de mi infancia en el carro de papá, el frescor de la mañana acariciando mi cara con sutileza y ante mis ojos, un paisaje que se muestra con todo su esplendor lleno de una vegetación hermosa y huellas de historias gloriosas.”

Embalse del Lagartijo, Yare,  Valles del Tuy

Embalse del Lagartijo, Yare, Valles del Tuy,  foto de Gladys Zambrano.

     Aún recuerdo como cada domingo nos llevaban a esos parajes que el Valle del Tuy a veces suele esconder entre sus caminos, vía San Francisco de Yare nos desviábamos hacia Tocorón rumbo al Parque El Lagartijo a pasar un buen domingo en familia y nosotros claro, disfrutando de la piscina, para mi esas rutas que van desde Tocorón hacia Ocumare del Tuy tienen algo de mágico, son caminos que muy pocas personas conocen ya que la mayoría transitan siempre las vías principales, es como ver la cara más rural del Tuy. A veces podiamos desviarnos hacia La Aguada cerca también de Yare, donde tenemos familiares.

     Siempre que pasábamos por Yare a mi padre se le oía decir que ¡todo ese valle había sido del Libertador Simón Bolívar! lo decía con mucho orgullo como buen tuyero que era, lo que creo que mi viejo no sabía era que los Bolívar eran dueños de casi todo los Valles del Tuy y de un poco más allá.

     Mi viejo creía mucho en curanderos, a veces solíamos ir hacia Las Ollas un asentamiento campesino entre Ocumare y Cúa, vía a El Rodeo si mal no recuerdo, la carretera era de tierra e íbamos siempre en Jeep, después de un largo trecho de donde se podía ver pequeñas cascadas y quebradas, subíamos por unas escaleras esculpidas en tierra hasta llegar a una casa de bahareque donde vivía el curandero, a veces cuando llovía, mi primo y yo hacíamos diques y jugábamos con el agua de lluvia que llenaba los surcos que estaban alrededor de dicha casa, luego subíamos un cerrito más arriba y almorzábamos pan con jamón y queso que mi madre preparaba.

     Cuando pasábamos por Las Mercedes de Cúa, mi padre decía: “por aquí se voltio una carreta llena de negros” y por supuesto que uno se sorprendía de lo que decía y más cuando veías que la mayoría de los pobladores de ese lugar, son afrodecendientes, lo cierto es que por esos predios existía una hacienda llamada “El Murciélago” y el dueño de dicha hacienda en época colonial era tratante negrero, compraba negros y luego los revendía.

     Otra ruta era cuando íbamos hacia San Casimiro o hacia Camatagua, ambas poblaciones del Edo Aragua, a veces tomaba la ruta que va desde Ocumare hacia la Colonia Mendoza y de allí nuevamente tomábamos la ruta hacia Aragua, nos deteníamos siempre a comprar chicharrón, pero luego de comprarlo nos deteníamos más adelante a la orilla de la carretera en algún sitio tranquilo para comer en paz sin mucho alboroto.

     Una vez de regreso de los valles aragüeños por allá en el año de 1984, yo estaba con el empeño de que se detuvieran en un sitio donde decían que se aparecía la Virgen, se detuvieron sin muchas ganas, cruzamos un tronco para poder atravesar el río (si mal no recuerdo, había un tronco y si no es así perdonen, de vez en cuando la memoria nos hace una mala jugada) y así subir hacia la explanada donde había una humilde capilla improvisada y al lado izquierdo una imagen de la Virgen de Lourdes y una hermosa cascada de donde la gente se lavaba y bebía agua, mis viejos se hicieron muy asiduos al hoy Santuario de la Virgen Reconciliadora de los Pueblos.

     De vuelta a casa, al atardecer, al pasar nuevamente por San Francisco de Yare, mi padre decía orgulloso: ¡Simón Bolívar no nació en Caracas, nació en Yare!

Deja un comentario

Archivado bajo Anécdotas del Tuy

El bloqueo a las costas; una particular guerrita coercitiva contra Venezuela (1902 – 1903)

Por: Antonio Delgado

     Entre diciembre de 1902 y febrero de 1903, las costas venezolanas fueron escenario de una acción militar punitiva, llevada a cabo por las potencias europeas Alemania, Reino Unido (Inglaterra), Italia y Holanda, bajo la mirada complaciente de los Estados Unidos. Se puede afirmar, que la crisis naval tuvo sus orígenes en dos contextos diferentes pero interdependientes. El primero, era la situación internacional que se hizo patente en las contradicciones interimperialistas por el control de áreas de influencia geoeconómicas; el segundo, las particularidades de la realidad venezolana: los empréstitos bancarios otorgados a la república durante las últimas décadas del siglo XIX.

Escuadra alemana en costas de Venezuela, obra de Willy Stower, año 1902. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Gran Nacional

Argentina: esculturas y memoria histórica en disputa

Por: Julian Lautaro

@julianlautaro

     En los últimos años hay un incipiente resurgir de monumentos escultóricos en el espacio público, que acompaña un creciente debate sobre nuestra historia. El artista plástico Andrés Zerneri (Argentina, 1972) es uno de los protagonistas de esta dinámica. Sus obras han logrado una amplia repercusión, y exponen realidades silenciadas y/o perseguidas por la historiografía tradicional, expresan referentes, esperanzas y banderas históricas de las clases subalternas. Zerneri define su arte comprometido con tres conceptos fundamentales: la resignificación del bronce, nuestra identidad latinoamericana y la autogestión.

Artista plástico argentino Andrés Zerneri, en un galpón de la antigua ESMA Escuela de Mecánica de la Armada,  foto de Manuel Ruíz Durán, 2013

     La resignificación del bronce implica usar con otro sentido el mismo metal que las clases dominantes emplearon para imponer los próceres y mitos fundacionales del naciente Estado argentino, conformado a fines del siglo XIX sobre la sangre del pueblo trabajador. La patria elitista, conservadora-liberal, pro-imperialista honró a los responsables: de los exterminios contra los pueblos originarios, de “abonar la tierra” con sangre de gauchos, de la guerra de Triple Infamia que arrasó al Paraguay, de la represión y fusilamiento de obreros. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Otras Matrias, Otras Historias