Archivo de la etiqueta: tradición oral

DOSSIER 7.1: De leyendas y mitos a crónicas e historias

Por: Iván López Calero

    En la mayoría de los pueblos o comunidades del planeta existen cuentos, mitos o leyendas surgidas tal vez de hechos reales, históricos o producto de la fantasía colectiva o de algunos de los pobladores de esos lugares, que se repiten de generación en generación y que en ocasiones llenan de asombro y credulidad a sus pobladores, dando un sitial de marcada importancia a lo transmitido o incluso dotándolo de un aura mágica que fomenta a su vez temores, rechazos o cultos a esos hechos, personajes o entornos geográficos.

     Si se busca un referente de hechos, personajes y espacios que han asumido esas características antes citadas, se puede tomar la mitología nórdica, la romana o la misma griega, donde en regiones bien demarcadas y partiendo de conjuntos de seres definidos como dioses y semidioses entre otros, han influido (ya de forma positiva o negativa, según los casos) en las poblaciones y generaciones posteriores al surgimiento de esos mitos, creando cultos, religiones, temores y transformándose al mismo tiempo en la crónica y en la historia de esos pueblos e incluso de los países, fijando costumbres, tradiciones, ritos entre otros, construyendo así hasta la identidad misma del país, llegando en algunos casos estas a ser usadas para provecho económico de la región, producto de la comercialización turística y de mercados de tales historias, crónicas, leyendas o mitologías. 

Atlas sosteniendo al Mundo - Obra de Boris Vallejo, año 1986Atlas sosteniendo al Mundo – Obra de Boris Vallejo, año 1986 Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo DOSSIER

Editorial Revista Matria Nº 7

Por: Isaac Morales Fernández

      El clamor de la Tierra se hace ímpetu en los espíritus rumorosos entre el ramaje que pendúla bajo la borrasca. Parpadea una luz y en breve una deidad lanza un feroz gruñido, vibra la ira divina. La roca viscosa de humedad perpetua abre su vientre para mostrar una insistente cabellera blanca espumosa, o tal vez es un sayal, el ojo no sabe si ella desemboca o emerge, pero sin duda es una silueta femenina que llama y clama, invoca y convoca.

      Los primeros que habitaron esta tierra tuyera sin duda habrán tenido alguna epifanía allí. Una historia relatada con poesía y pasión, tal y como lo demuestran las teorías literarias, se transforma en leyenda, adquiere carácter ancestral, sagrado, es donde los contemporáneos -con sus palabrejas técnicas pero útiles para lo específico- avizoran la hermenéutica. Esto implica una tradicionalidad oral. Cuando una leyenda comienza a trascender hacia lo simbólico, lo arquetipal, la moraleja, la leyenda se transforma en mito. La historia engendra a la leyenda por la literatura oral, y en otras centenas de años, la leyenda engendra al mito por la literatura escrita. Y así terminamos hablando, en el Tuy, inevitablemente de Mauricio, el “Encantado”. Un personaje real y ficticio a la vez, porque si algo es natural en toda cultura es el imaginario sobrenatural, y si creamos un silogismo, algo sobrenatural es natural que nazca en toda cultura. Lo irreal, cuando no es impuesto (como la Iglesia) por nadie sino por el imaginario popular mismo (las originales ecclesiae), se convierte en real en la experiencia individual de todo habitante de esa cultura, y entonces todo significa algo.

        En Matria quisimos ver así, para esta edición, a la leyenda en vías de mito de Mauricio, que como toda leyenda colonial venezolana, tiene posible o probablemente su origen en la literatura oral indígena, así como se sabe hoy, por ejemplo, que el llamado Silbón nace del dios maligno Oddosha de los aborígenes del sur de Venezuela.

     En un principio literatura, arte e historia eran lo mismo… Hoy se hace necesario volver a ese origen donde la palabra y el imaginario lo podían todo y no existía el dinero. La Tierra nos llama y nos convoca, y se hace tarde.

I.M.F

Deja un comentario

Archivado bajo Editorial

DOSSIER 2.3: 34 AÑOS DE ENCUENTRO INTERCULTURAL ENTRE SAN PEDRO Y SANTA LUCIA

Por: Suzuky Margarita  Gómez Castillo

     La  parranda de San  Pedro  de  Guatire es  una conmemoración popular  y  religiosa que  comenzó  realizándose  en  el  actual  municipio  Zamora, del  Estado Miranda, luego paso  a Guarenas  y  hoy  día  se  encuentra  disgregada  en  diversas  localidades de la  geografía  nacional venezolana.  En los  estudios  que  se  han  realizado la  festividad  tiene  su  génesis   en el  siglo  XIX, también llamado republicano independiente, ya  que  el  mismo  se ajusta a las  postrimerías de  la  Guerra de  Independencia y  la  misma  consiste  en  recrear  a través  de una  comparsa a  un  grupo  de  parranderos cuyas  caras  están  cubiertas  por  betún  negro (caracterizando a los  negros esclavizados), de  quienes  se  relata  en la  tradición  oral que  cubrían  sus  rostros  para  no  ser  reconocidos por  sus amos mientras elevaban a través  de  sus  versos  frases  de  protesta por el  sometimiento del  cual  eran  objeto, están vestidos  con  levitas, sus  cabezas cubiertas con sobreros  tipo  pumpa, sus pies  visten  con alpargatas y/o cotizas, algunos  de  ellos  llevan   un pedazo de  cuero  de animal al  estilo  de  una  plataforma amarrado  a la  misma sandalia cuya  función es armonizar  el  baile y  formar  parte de  los  instrumentos musicales (percusión), que junto al  cuatro, la  maraca y  las  voces de  los  cantores alaban, alegran  y  rinden   homenaje  de  forma  particular  al  santo  patrono  que  llevan en  adornado en un  pequeño  altar todos  los  29  de junio. 

Promeseros de la Parranda de San Pedo, Foto del Profesor Miguel Ángel García

     Otros  personajes  centrales  de la  parranda están  simbolizados en “Los  Tucusitos”, son  unos  niños vestidos con una  braga roja  y  amarilla, muy  similar a  los  arlequines, también  es  importante  acotar que  es  el  mismo  color  utilizado en las  banderas que se  hondean  en la  parranda, al  entrevistar  a  los  cultores  ellos  asocian  estos  colores a las  confrontaciones  propias  del  siglo  XIX  entre  los integrantes  del  partido  liberal (amarillo) y del  partido  conservador (rojo) y  que  se  evidencia  en las características  del  baile,  una  pareja solo integrada  por  hombres, la  cual  desarrolla un   careo  resuelto con la intensidad  del  baile, entre  vuelta y  vuelta atentos  al  cambio  de  tonada.  No  obstante,  el  personaje más atrayente resulta el  de  un  hombre  con  vestido  de  mujer y  que  lleva  en  sus  brazos una  muñeca de  trapo.  El mismo  es  conocido como “María  Ignacia” y  la  muñeca  “Rosa Ignacia”,  quien baila junto  a los  dos  tucusitos  que  hacen  las  veces  de  sus otros  hijos. Todos  llevan  la  cara  pintada  con  betún o  “negro  humo”.  Y  cuenta  la  tradición  que “Rosa  Ignacia” negra  esclavizada  ofreció una  promesa al  santo por la  salud de  su hija, recibiendo el  favor  ella  opto por  bailar  a la  deidad en agradecimiento mientras su hija  estuviera  con  vida,  sin  embargo  ella  murió antes  que su  hija y su  esposo  también  devoto  honro la promesa  vistiéndose  con  sus  ropas, es  allí  de  donde  nace el  recordatorio  a  la  devoción dentro  de nuestra  cultura que  combina lo  mágico religioso.

     Y es desde 1979 cuando comienza el intercambio  cultural y  religioso entre  el  San  Pedro  de  Guatire y los  pobladores de  Santa  Lucia, esto  se  llevó  a  cabo cuando el  Sr. Alfredo  Gil, guatireño  y  nuevo  habitante  de  Santa  Lucia, invita  a los  parranderos del  Centro  de  Educación  Artística “Andrés  Eloy  Blanco” CEA para  que  visitaran al párroco  Mariano Marianchich  que  se  había  radicado  en  el  actual municipio  Paz  Castillo pero que provenía  de  Guatire donde  desde 1952  había fungido como su guía  espiritual, tradición  que  se  oficializo  con el paso  del  tiempo  creándose la  llamada “Embajada  de  Santa  Lucia” y  que  recibe  todos los segundo  sábado de  julio a  los  sanpedreños, y en el cual, el pueblo al salir de la Iglesia junta a San Pedro con San Juan Parrandero.

Fuentes consultadas:

30 años de la visita de la parranda de San Pedro a Santa Lucía celebrarán este sábado. Disponible  en: http://www.pazcastillo.gob.ve/index.php?option=com_content&view=article&id=190%3A30-anos-de-la-visita-de-la-parranda-de-san-pedro-a-santa-lucia-celebraran-este-sabado-&Itemid=53

Notas  de las  clases  magistrales por  Miguel Alciro  Berroteran  en la  Escuela  del  san  pedro  de  Guatire.

Zambrano, Marlon. La Parranda de San Pedro. Caracas: Ediciones de la Universidad Central de Venezuela.

Deja un comentario

Archivado bajo DOSSIER