Archivo de la etiqueta: quebrada honda

La estación Santa Teresa del Ferrocarril Central de Venezuela

Por: Iván López Calero

Ferrocarril Central de Venezuela. Estación Santa Teresa. KM 60. Fotografía tomada de Memoria del Ministerio de Obras Públicas. 1919 Tomo 1, Biblioteca Nacional de Venezuela.Ferrocarril Central de Venezuela. Estación Santa Teresa. KM 60. Fotografía tomada de Memoria del Ministerio de Obras Públicas. 1919 Tomo 1, Biblioteca Nacional de Venezuela.

La anécdota

       El año de 1976 mis padres decidieron mudarse de Caracas a vivir en Santa Teresa del Tuy, ya establecidos y al poco tiempo de vivir allí empecé a escuchar expresiones como; eso queda por la estación, o llegando a la estación doblas a… también podías oír decir, en el estadio cerca de la estación y por radio era común que los locutores expresarán; en el sector La Estación…, esas expresiones o comentarios de los mayores llamaban mi atención y yo me empecé a preguntar ¿Qué estación? ¿Una estación de qué? ¿Dónde queda esa estación? Al poco tiempo le pregunté a mi padre Paulino “Iván” López y a mi tío José Miguel Calero -que trabajó de camionero muchos años- ¿qué era eso de la estación y dónde quedaba? y ellos me explicaron, cada uno a su manera, que se trataba de una antigua estación de ferrocarriles en la parte noreste de Santa Teresa del Tuy y que la gente del pueblo se acostumbró a llamar sencillamente la estación o sector la estación, en referencia a la antigua dependencia ferroviaria.

        Conocí la estación y la idea de un tren en el Tuy me parecía extraño, hoy algo bucólico de tiempos pasados, pero que extrañamente cada vez que oía hablar de la estación imaginaba el recorrido del tren por los diversos parajes del Valle del Tuy, como si lo hubiese vivido. Con el paso del tiempo en diversos paseos familiares a los cuales mi padre nos llevaba en su carro por la región del Tuy, pude observar otras estaciones, una en San Francisco de Yare y las ruinas de otra -hoy ya desaparecida- en el sector Aponte cerca de la hacienda La Guadalupe en Ocumare del Tuy, pero también en las orillas de la carretera en algunos sectores se podían ver las vías de la línea, en especial en la carretera entre Santa Lucía a Mariche y sobre el curso del río Guaire, esto me parecía fabuloso pues era como hacer paleontología y descubrir el fósil de un mega animal ya extinto. Sigue leyendo

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Fotomemorias

La maestra Alejandrina

Por: Keny Loaiza.

La maestra Alejandrína Rojas, Foto Larry Marques, año 2012

     Alejandrina Rojas de Quintana, nace el 09 de febrero de 1931, en pleno período Gomecista, cuando Venezuela se encontraba en una profunda transformación, pasaba de un país agricultor a un país productor de petróleo. En esta prolongada dictadura era espinoso educarse, “en aquella época se debía improvisar escuelas para las primeras letras en las grandes haciendas”, de ese modo, le tocó a la poeta. Una escuelita rural fue improvisada en la hacienda de la familia Uzcanga, pero le era complicado a una pequeña como ella continuar, pues había sido separada de su madre por circunstancias adversas, su padre tuvo que asumir la responsabilidad del hogar. Todos estos hechos se presentaron en Quebrada Honda, hoy sector correspondiente a Nueva Cúa. Su vida va transcurriendo de aquí a allá, y de allá para acá, este fenómeno la va formando como una joven crítica del sistema y amante de la patria.
     Revolucionaria, luchadora social de pura cepa, docente y altruista, con estas dotes es innegable que la patria la necesita para inmortalizar sus idea. En una oportunidad de su vida fue colaboradora indirecta de la guerrilla venezolana, pues, elaboraba fornituras para los miembros de la misma. Esta experiencia le abrió las puertas del pensamiento revolucionario, además sus ojos fueron testigos de la literatura de Víctor Hugo, Alejandro Dumas, Lin Yutang y Máximo Gorki.
    Las cumbres de La magdalena, montaña en cuyo pie de monte se encuentra la residencia de la creadora, albergan sus ideas poéticas, pues desde el año 1980, fecha de su retorno a los Valles del Tuy, ya había escrito piezas como: Amada presencia, Canto a mi madre y A la juventud rebelde, siendo este último, un llamado a la juventud influenciada por aquella corriente superflua que venía en ascendencia en los años 70.
     Es merecedora de reconocimientos como: Orden Cristóbal Rojas en su primera clase 2011 municipio Urdaneta, Orden al mérito por su labor desempeñada durante tanto tiempo en esta localidad, declarada en este mismo Municipio Patrimonio Cultural Viviente en el año 2007.

1 comentario

Archivado bajo Relatos de Vida