Archivo de la etiqueta: ocumare del tuy

DOSSIER 6.3: La legión infernal en la Sabana de Ocumare de Ocumare del Tuy

Por: Arturo Lev Álvarez

     Entre el mes de febrero y marzo pasado se conmemoraron 200 años de los enfrentamientos armados entre realistas y republicanos, sucedidos en la población de San Diego de Alcalá de la Sabana de Ocumare en 1814, a su vez, se inauguró hace un año el Centro de Educación Inicial en la Urbanización Pueblo Nuevo que lleva por nombre “13 de marzo de 1814”, además,Apoteosis del Libertador, Tito Salas, detalle. (2) existe una Escuela en la Urbanización Santa Marta con el epónimo “20 de marzo de 1814”, y en la Iglesia Parroquial hay un monumento dedicado a los mártires del 11 de febrero de 1814. Ahora bien, ¿Cuál de todas estas fechas será la indicada o la de conmemoración?

     Efectivamente todas las fechas citadas anteriormente tienen una marcada historia. En aquel terrible año de 1814, en plena Proclama Militar de Trujillo de 1813 ó llamado Decreto de Guerra a Muerte (que era una respuesta al incumplimiento de la capitulación que firmó Miranda con Domingo de Monteverde y respuesta a toda la violencia desatada desde 1812 por el mismo Monteverde, Antoñanzas, Zuazola, Cervériz o Tíscar), el jefe realista asturiano José Tomás Boves reunido en el llano con su Legión Infernal (entre los cuales destacan Yañez, Morales y Rosete), da órdenes al canario y pulpero de Taguay, Francisco Rosete de sitiar la Sabana de Ocumare (entrando desde los Valles de Aragua por el camino de Los Pilones, tomando la fila maestra de Las Ollas hasta llegar a Caicita y bajar al pueblo), mientras él desde Calabozo avanzaba a La Victoria para llegar a Caracas.

     Ocumare en este sentido cobra una vital importancia tanto para realistas como republicanos, ya que, la mayoría de las haciendas (que eran de los mantuanos caraqueños) aportaban productos alimenticios a la ciudad de Caracas. Es obvia la toma estratégica de dicha localidad. (Sobre este tema es importante leer un extracto de una carta publicada en el semanario de los lunes la Gazeta de Caracas del 4 de abril de 1814, y escrita en los Valles del Tuy, con fecha del 28 de marzo de 1814, en el cual se destacan los productos de estas tierras como el café, el añil, el azúcar y maíz; a su vez, el autor Diógenes Molina hace un estudio amplio de la producción agrícola en los Valles del Tuy en el libro “El Granero de Caracas”, 2002, pp. 185-204)

     Rosete con parte de esa Legión Infernal compuesta por llaneros, negros, indios y cualquier descontento contra el blanco mantuano decide atacar Ocumare el 11 de febrero asesinando hasta dentro de la Iglesia a cientos de personas y obligando al presbítero a dar la misa de esa forma; el 20 de febrero el General Ribas por órdenes de Bolívar va a auxiliar a Ocumare y se enfrenta a Rosete en el sector Salamanca de Charallave haciéndole huir; el 6 de marzo vuelve Rosete sobre Ocumare y termina la masacre que había comenzado y así toma el Tuy desde Ocumare; el 13 de marzo decide el General Gobernador Militar interino de la Provincia de Caracas Juan Bautista Arismendi (luego esposo de Luisa Cáceres), atacar y tomar Ocumare con cientos de jóvenes, batalla que pierde en la emboscada preparada por el realista; es el 20 de marzo que definitivamente el General Ribas obtiene la victoria sobre Rosete haciéndole huir de los Valles del Tuy.

Fragmento de la película "El Taita Boves"  de la Fundación Villa del Cine, Venezuela, año 2010Fragmento de la película “El Taita Boves” de la Fundación Villa del Cine, Venezuela, año 2010.

 

Fuentes consultadas:

Academia Nacional de la Historia, Gazeta de Caracas. Caracas, reproducción facsimilar Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, 1983.

Coll y Prat, N. Memoriales sobre la independencia de Venezuela, Caracas: Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia, 1960

Molina, D. El Granero de Caracas, Los Valles del Tuy: Del señorío colonial al urbanismo petrolero. Caracas: Fondo Editorial de la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, 2002.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo DOSSIER

DOSSIER 6.2: La Guerra a muerte; aspectos económicos y sociales de la incursión de Rosete en el Valle del Tuy

Por: Antonio Delgado González

Revista Matria Nº 6.

      La Guerra a Muerte, aquella guerra terrible de los años 13 y 14 de la centuria decimonona venezolana, encontró a los pueblos tuyeros y aragüeños sumidos en una catástrofe económica y social, que tuvo gran impacto en la vida de la otrora provincia de Caracas y se constituyó en un acontecimiento significativo para las historias regionales y locales de estos pueblos.

John Hamilton Potter. Travels Through the Interior of Colombia. Londres, 1827. Colección Libros Raros de la Biblioteca Nacional de VenezuelaJohn Hamilton Potter. Travels Through the Interior of Colombia. Londres, 1827. Colección Libros Raros de la Biblioteca Nacional de Venezuela.

La desestructuración económica de Los Valles de Aragua y del Tuy ante la presencia de Rosette.

    Si muchos pueblos de Venezuela, asistieron como testigos horrorizados de la Guerra a Muerte, quizás, no haya alguno que la sufriera de manera cruel y espantosa como los Valles de Aragua y del Tuy. Estos pueblos, cayeron bajo la cuchilla y la barbarie que sacrificó a la población civil y destruyó o intentó destruir las unidades de producción, que durante el período colonial garantizó el suministro y abastecimiento de mercancías en el mercado caraqueño.

   Fueron dos los elementos a tomar en cuenta en el proceso de desestructuración económica y social en la Venezuela del siglo XIX, el primero natural y el segundo político. Si las condiciones geográficas limitaban las comunicaciones en el ámbito territorial; el estallido de la guerra nacional de independencia, sobre todo, la etapa de la Guerra a Muerte, contribuyó decisivamente a desarticular la producción agraria venezolana y la inevitable dispersión de la población. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo DOSSIER

DOSSIER 6.1: La Masacre de Ocumare del Tuy, 1814 año sangriento

Por: Iván López Calero.

Revista Matria Nº 6.

Imagen tomada de la portada del libro, Guerra de Exterminio ... aquellos años sangrientos, año 2003Imagen tomada de la portada del libro, Guerra de Exterminio … aquellos años sangrientos, año 2003.

       El presente artículo es una crónica sobre los hechos acaecidos en el pueblo de OCUMARE DEL TUY entre los meses de Febrero y Marzo del año 1814, para ello se tomó información de la Gaceta de Caracas, publicada en esos días, se citan algunos partes de guerra y se hace una revisión de la bibliografía referente a esos sucesos de escritores posteriores a la época, esto con la finalidad de mostrar un hecho sucedido en el Tuy exponiendo los eventos uno a uno tal cual se sucedieron, de forma sencilla y resumida con la finalidad de brindar una herramienta pedagógica al alcance de los docentes y estudiantes para la comprensión de ese hecho histórico.

      Como consecuencia de la pérdida de la Primera República en el año de 1812 Domingo de Monteverde y sus lugartenientes restablecen la monarquía española en Venezuela, y a manera de ejemplarizar o tal vez de odio por la osadía del pueblo de Venezuela al darse su justa libertad, lo realizan a través de la violencia y la barbarie, esto camuflado en las lides de la guerra al principio, donde el asesinato de ancianos y niños, la violación a la mujer, el saqueo y el decomiso de los bienes inmuebles estaban a la orden del día y luego de restablecido el poder español con las persecuciones, juicios, condenas a presidio y ajusticiamientos a diestra y siniestra, creando así el clima de lo que luego hemos denominado los años de la Guerra a Muerte (1812 1815).

     A raíz de estos hechos y después de iniciada la Campaña Admirable, el Libertador dicta, el 15 de junio de 1813 en horas de la madrugada, la famosa proclama de Guerra a Muerte. Este decreto fue la respuesta de Simón Bolívar ante los numerosos crímenes perpetrados por los jefes realistas, principalmente Domingo de Monteverde. En una primera instancia ésta manifestación fue considerada por Bolívar como ley fundamental, que luego ampliaría y ratificaría en el cuartel general de Puerto Cabello, mediante la proclama del 6 de septiembre del mismo año 1813, acto que según algunos historiadores puede ser considerado como un Segundo Decreto de Guerra a Muerte.

Firma del decreto de Guerra a Muerte por el Libetador Simón Bolívar en Trujillo, año 1813, imagen tomada de Tucuy.wordpress.comFirma del decreto de Guerra a Muerte por el Libetador Simón Bolívar en Trujillo, año 1813, imagen tomada de Tucuy.wordpress.com

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo DOSSIER

Celia Bosque de Graterol, un recuerdo que no olvidarán

Por Isaloren Quintero Bernal.

     Pasar de ser una persona común a ser un ‘personaje’ supone al menos unos requisitos mínimos: que la gente sepa quién eres por tus propios méritos, conocer y que te conozcan en toda la extensión del territorio en el que inciden tus acciones, hacerse respetar con un liderazgo sensible y sencillo, gozar del afecto de propios y extraños. Todos ellos los cumple Doña Celia Bosque de Graterol a quien no le gusta que a sus 88 años le llamemos Doña, sino simplemente Celia.

      De Celia es mucho lo que puede decirse. Una mujer que supo combinar la sensibilidad y la afectuosidad con el carácter y el temple necesario para incursionar en la política, un territorio que en su época y en la nuestra sigue siendo del dominio y preeminencia masculina. 

     Así, que una mujer haya logrado ocupar cargos importantes en la dinámica política como  Concejala, Presidenta del Consejo Municipal, Presidenta del Partido en el Municipio, Jefa de la Sección de Timbres Fiscales del Ministerio de Hacienda, Presidenta de la Liga de Voleibol, Prefecta, cuando aún no se hablaba ni por asomo de igualdad de género, de igualdad de oportunidades, de equidad de género, debió ser, más que por benevolencia de sus jefes y patriarcas políticos, por verdaderas condiciones de esta aguerrida mujer luchadora que durante décadas se ocupó de los asuntos civiles, políticos y cotidianos de nuestro municipio. 

      Por eso ante la pregunta ‘qué representaba ser mujer en el ejercicio de los diferentes cargos que ejerció’ nos responde decidida: valor, valor nada más, porque hay que tener valor para trabajar en todo eso (…) y la constancia, tomar en cuenta a la gente, oír a la gente”[1].

       Celia nació el último día del año 1.925 en la Parroquia Candelaria de Caracas y no fue sino hasta la edad de 34 años que piso suelo ocumareño con sus cuatro hijos – hoy por desgracia solo viven tres de ellos – su esposo y una designación bajo el brazo para trabajar como Ecónoma del Grupo Escolar Miranda en el año 1959, después de haber recorridos unos cuantos lugares por trabajo y su accionar político en el Partido Social Cristiano Copei del cual es fundadora y en el que se mantiene con una militancia activa aun en las condiciones de su existencia. 

      Sus inicios en la política ocurrieron por su espíritu innato para la indagación, la socialización, el servicio a las y los más necesitados, su incansable capacidad de trabajo, su capacidad de anteceder los acontecimientos, su solidaridad y espíritu de servicio. 

      En nuestro municipio durante 15 años desde 1.989 hasta 2.004, dos periodos del gobierno de Arnaldo Arocha y dos periodos y medio del gobierno de Enrique Mendoza, se desempeñó como Prefecta, cargo que era designado directamente por el Gobernador del Estado. Celia fue testigo presencial y máxima autoridad de cuanto matrimonio, presentación de niñas, niños, actas de defunción, arbitro en conflictos tan pintoresco como la muerte del conejo de un vecino por otro que no se negaba a pagarlo pero aquel quería era “su conejo”, hasta asuntos de extremo cuidado como la presentación de personas que habían cometido delitos mayores. Ante todos ellos Celia mantenía la misma calma y la misma convicción: realizar su trabajo sin amilanarse ante nadie. “siempre digna y constante chica”[2].

      En estos tiempos, cuando la política para algunos pareciera ser un instrumento de uso personal para obtener beneficio, lucro o prestigio, el ejemplo de Celia Bosque de Graterol es digno de rescatar. Humilde, sencilla, incorruptible, sabia de la política, franca y llana de palabras, sagaz y profunda en el análisis de las circunstancia aun cuando la visión sensorial le falte en el ocaso de sus años, el olfato político se agudiza en su humilde vivienda de la urbanización Parosca donde vive y recibe aun a personas “para darles aunque sea un consejo”[3] y algunos que intentan ser personajes de una historia que ella atestigua con la tristeza ante la pérdida de un hijo, pero la voluntad de seguir viviendo para que su nombre sea “un recuerdo que nunca olvidaran”[4].

[1] Testimonio: Celia Bosque de Graterol, 88 años, política, madre, vecina de la Urb. Parosca, Ocumare del Tuy, municipio Tomas Lander, entrevista 12 de noviembre de 2.013

[2] Ídem

[3] Ídem

[4] Ídem

Deja un comentario

Archivado bajo Relatos de Vida

DOSSIER. 5.3: Las mujeres de Ocumare del Tuy y sus faenas…

Por: Isaloren Quintero Bernal

 

     A estas alturas de la historia no está en discusión el aporte y trabajo de las mujeres. Sin adentrarnos en las profundidades teóricas de las categorías marxistas, las mujeres desde siempre han trabajado; han trabajado muchísimo y sigue siendo poco el re-conocimiento de las características, formas y modos de realizarlo, tanto como del reconocimiento de sus aportes a la construcción de humanidad.

     En Los Valles del Tuy, así como en la mayoría de los pueblos de nuestro país a finales del Siglo XIX y principios del Siglo XX ya las mujeres trabajaban respondiendo al rol de tareas “tradicionales” asignadas social y culturalmente. Este trabajo podía ser en áreas de la pequeña manufactura (tejer capellá, atarrayas, sombreros, cestería en general), el comercio (venta de dulces, comidas, coronas de flores) y servicios (lavar y planchar a domicilio, cuidar niñas, niños, adultas y adultos mayores).

Faenas Diarias tomado de yezidarteta.wordpress.com

Faenas Cotidianas imagen tomada de yezidarteta.wordpress.com

     Se mantenía así la división de tareas, siendo la reproducción y mantenimiento de la vida doméstica la principal responsabilidad asignada a las mujeres, lo cual no la eximía de “ayudar” en actividades más pesadas como la agricultura, matar ganados, criar pollos y cerdos.  Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo DOSSIER

Eco-turismo ¿por qué no en la Guamita?

Por: Hermes Romero Churio

     Al sur de Ocumare del Tuy, cerquitíca de la Plaza Simón Bolívar, vía Valle Verde, está el Parque Municipal (aún en Ordenanza) Simón Ugarte, notable explorador venezolano, hoy injustamente olvidado, una zona, imponente, llena de flora, fauna y agua abundante, en caída libre de unos 25 metros, llamativa para el más pintado de los exigentes, amantes de recreaciones ecológicas, espacio natural declarado Patrimonio Ambiental del municipio Tomás Lander en 1991.

     Allí, también se puede hacer remembranza histórica con “La Toma”, donde abandonado, está un tanque cerrado de cemento para represar agua, tuberías gruesas y ruinas de una casa, utilizada para enviar agua a Ocumare del Tuy, como obra de Juan Vicente Gómez, según placa informativa.

    Caminos angosticos serpenteados, entre frondas, árboles altos de Mijaos, Jabillos, Caobos, flores de Riquiriqui, oyendo cantar pájaros, y ver volar hermosas mariposas, se llega al río, con la maravillosa cascada “Cola de Caballo” de 20 a 25 metros de caída y al despeñarse forma una cortina de lluvia que se disuelve en espuma que dispersa el viento, debiendo su denominación porque al caer con fuerza configura una onda o desnivel semejante a la cola de un caballo, terminando en una poza grande, ancha, que invita a un refrescante baño. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Turismo Regional y Local

San Diego de Alcalá santo patrono de Ocumare del Tuy

Por: Arturo Lev Álvarez.

     ¿Qué une a Ocumare del Tuy en Venezuela con Andalucía (capital Sevilla) o Alcalá de Henares (Madrid) en España, tan distantes geográficamente? La respuesta, además de la ya conocida culturización impuesta desde la conquista, es la unión en la cultura religiosa por la devoción y celebración a una figura de la iglesia católica, que forma parte de la idiosincrasia de estos pueblos y sus colectividades.

     En Ocumare del Tuy se celebra todos los 13 de noviembre de cada año, un sentido homenaje por parte de la iglesia católica de la parroquia y sus feligreses a su santo patrono San Diego de Alcalá. Esta festividad es para honrar, por medio de una imagen, a un fraile franciscano español nacido en Andalucía y fallecido en la ciudad de Alcalá de Henares en Madrid, y a su vez, se honra y conmemora la llegada de la imagen a tierras tuyeras, la realización del templo parroquial y fundación del futuro pueblo de Ocumare (se habla de fundación no por los caseríos que existiesen sino por la creación del templo parroquial que le da esa figura de fundación).

San Diego de Alcalá de Ocumare del Tuy.     Pero, ¿quién es San Diego de Alcalá realmente y por qué se le conmemora o celebra? Fray Diego de San Nicolás nació en San Nicolás del Puerto en Andalucía un 14 de noviembre de 1400, en el seno de una familia modesta. Sus padres, de fe cristiana, le pusieron el nombre de Diego, derivación de Santiago, patrón de España. Desde su más temprana juventud se consagró al Dios como ermitaño en la capilla de San Nicolás de Bari, en su localidad natal, y después en el eremitorio de Albaida bajo la dirección espiritual de un sacerdote ermitaño. Fue un hombre bastante viajero para su tiempo; vivió en Canarias, Roma, Castilla y Andalucía y recorrió numerosos lugares de Córdoba, Sevilla y Cádiz. Durante su peregrinación a Roma pasó por numerosos lugares de España, Francia e Italia. Residió en los conventos de La Arruzafa (Córdoba), Lanzarote, Fuerteventura, Sanlúcar de Barrameda, Santa María de Araceli (Roma) y Santa María de Jesús (Alcalá de Henares), donde falleció un 13 de noviembre 1463.

Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo Festividades Tuyeras