Archivo de la etiqueta: nuestro

Casa de Bolívar en Yare

Por: Iván López Calerocasa-de-bolivar-en-yare-3

      Ubicada en la población de San Francisco de Yare, estado Bolivariano de Miranda, Venezuela, se encuentra el Museo Casa de Bolívar, lugar donde habitó el libertador Simón Bolívar durante algunos días en el año de 1809, esto mientras ejercía el cargo de Juez de Justicia Mayor del pueblo de Yare. 

    Esta hermosa Casa Colonial fue decretada Monumento Histórico Nacional según resolución publicada en Gaceta Oficial Nº 32.039 de fecha 04 de agosto de 1980. Se encuentra abierta al público desde el 28 de noviembre de 1982.

      En la actualidad conserva parte de sus características arquitectónicas y constructivas originales, como los muros de tapia y rafas, pilares de ladrillo, techo de madera cubierto de teja a dos aguas. Los espacios principales se organizan en torno a un gran patio central delimitado por galerías cubiertas que se conectan con el exterior mediante el zaguán. Actualmente en las habitaciones cercanas al patio principal, se encuentra la biblioteca José Vicente Espejo.

      Podrá usted observar una piedra tallada, del 17 de diciembre de 1930 y un medallón incrustado de mármol con la imagen del Libertador, entre otras casa-de-bolivar-en-yare-2tantas piezas antiguas y de interés histórico.

       La invitación es para que venga y disfrute de esta bella casa en la que habitó el Libertador y conozca bien de cerca otros aspectos de la vida de nuestro inmortal héroe, al caminar en sus pasillos y habitaciones disfrutará de su conservada arquitectura y la frescura de las casas de época colonial. Reviva en este lugar los avatares políticos y jurídicos entre los que se debatió el padre de la patria, apartado del centro de los hechos que desembocaron en el 19 de abril de 1810.

      Este museo se encuentra ubicado en el Boulevard Bolívar a dos cuadras de la Plaza Bolívar detrás de la Iglesia de San Francisco casa-de-bolivar-en-yarede Yare, Municipio Simón Bolívar, Estado Bolivariano de Miranda, Venezuela y abre sus puertas al público de Lunes a Viernes en los horarios de 08:30 a.m. a 12:00 m y de 2:00 p.m. a 4:30 p.m.

       Venga a disfrutar de buen turismo histórico en el Museo Casa Bolívar de Yare así como del resto de la historia y hospitalidad que siempre saben expresar los residentes del pueblo de Yare y de estos Valles del Tuy.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Turismo en el Tuy

Revista Matria Nº 9

      El Grupo de investigación histórico – cultural de los valles del Tuy MATRIA, es un colectivo nacido de las inquietudes de un grupo de amigos de esta región del estado Bolivariano de Miranda, con intereses afines por la historia regional y local  y que desde hace ya algunos años se han venido desempeñando en distintas actividades, grupos, colectivos o de forma individual en pro de la investigación, compilación, escritura y difusión de la historia regional y local y las distintas manifestaciones culturales del Valle del Tuy.

      La REVISTA MATRIA tiene el reto de crear un vínculo entre el lector, sus recuerdos y la revista, por medio de artículos de investigación relacionados con lo más cercano al tuyero, es decir, sus orígenes, sus poblados, sus haciendas, sus medios de comunicación, sus comercios, centros de distracción, parques, gente, la esquina, el barrio, la poesía, sus edificaciones, la iglesia… la MATRIA.

Revista Matria Nº 9

Editorial.

      Nosotros luchamos porque la memoria de nuestros pueblos no se pierda. Hemos venido aquí a demostrarnos a nosotros mismos que valemos como herederos de una cultura ancestral Quiriquire, Tomuza, Mariche, que tal vez hayamos perdido totalmente en el tiempo, como si nos hubieran arrancado de los brazos de nuestros padres para dejarnos abandonados en una vastedad desértica, pero que no por eso nos dejamos vencer por quienes nos oprimieron y aún nos oprimen hoy en día. Es posible que no sepamos hacerlo de la mejor manera, que no manejemos los medios más apropiados para liberarnos del desarraigo que nos cancela los sueños y los transmuta en mercancía, inmediatez y pacatería, pero hacemos nuestro mejor esfuerzo por que el tuyero se conozca a sí mismo, de donde viene, qué tierra pisa, qué aire respira. La ciencia nos podrá enseñar de qué está compuesta la naturaleza, pero sólo la cultura nos ayuda a saber qué hacer con ese conocimiento.

      En el caso que nos cita acá, algunos han entendido qué vía debemos tomar para, entonces, reinventarnos así sea de la nada, convertir lo impuesto y destructor en disposición creadora, fabricar las más hermosas vasijas con el barro que arrastramos y nos ha hecho pesado el caminar durante siglos. El teatro, el joropo, la literatura, el puro juego de la imaginación, son herramientas fundamentales para defenderse anímicamente del sufrimiento heredado de nuestros antepasados, sobreponernos victoriosos de la derrota histórica sufrida por nuestra indigenidad.

      Una derrota ante todo ideológica, cuyo fenómeno principal en estos valles tuyeros se llamó Dionisio Cisneros, un indio que, sin proponérselo, renegó de sí mismo, desarraigado completamente en una tierra cuyos abuelos defendieron pero que ya se había vuelto ajena, maniatada, arrebatada y totalmente colonizada. Ya no eran Quiriquires, ni Tomuzas, ni Mariches, ahora eran blancos, pardos, negros, mulatos, zambos… ¿Quiénes eran ellos? Para él una otredad insignificante. Arremetió entonces contra todo y todos, aferrado a una fe destructora que acabó con sus orígenes y no le dejó otra cosa que el deseo ciego e irrazonado de la venganza y la crueldad como modo de vida. Pero supo, en todo caso, asegurarse un lugar en la historia. Dicen que hay sólo dos maneras de entrar en la Historia, con mayúscula. Una es por las buenas (el poder de crear), la otra es por las malas (el poder de destruir). Cisneros entró por las malas, y supo hacerlo bien… y a la larga nosotros como que, sin darnos cuenta, también… Con Matria seguimos siendo unos insubordinados, unos sediciosos antisistema, pero hacemos lo posible por frenar esta expoliación autoinfligida por la mezquindad de nuestra ignorancia.

      En fin, lo tuyero es hoy una cultura invicta a fuerza de derrotas, y no decaeremos jamás en el intento por abrir los cerebros vacilantes para arrojarles semillas de musgo y helechos guatopeños, y así crear las condiciones necesarias para que florezca de nuevo el orgulloso Roso Blanco en el jardín de nuestra canción y nuestra selva de tinta.

Isaac Morales Fernández

Portada de la Revista Matria Nº 9Pulse acá para descargar Revista Matria Nº 9

Deja un comentario

Archivado bajo Descargar Revista Matria