Archivo de la etiqueta: joropo tuyero

Juan Martínez: Arpisto de joropo tuyero

Por: Jesús Castro

Maestro Juan Martínez, Foto: Jesús Castro, año 2015

      Nació el 24 de Julio de 1.930 en Cambural de Cataure Edo Aragua, siendo sus Padres Hermenegildo García y Manuela Martínez. Tiene actualmente 43 años residenciado en la calle los cedros de Quebrada de Cúa en el Municipio Rafael Urdaneta, Edo Miranda. Sus Inicios fueron con la Guitarra la cual aprendió a tocar de Nicolás Ascanio a la edad de catorce (14) años. Durante mucho tiempo, amenizo bailes tocando la Guitarra, en Quiripital, Cambural, la Democracia en Ocumare del Tuy. Inicia el toque del arpa a los veinte (20) años de edad, perfeccionándolo posteriormente con el apoyo del gran arpisto de la época como era Pedro José Sarmiento, apodado Pedro Piringa. Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Así sonamos aquí

Alejandrina Martínez (Cantadora)

Por: Jesús Castro.

      Nace en Santa Lucia, Municipio Paz Castillo el 28 de Mayo de 1963, siendo hija de Elizabeth Belisario. Se inició en el canto del joropo tuyero a los 10 años cuando escuchaba los programas de radio que promovían este género musical. Es a los 14 años cuando concreta su sueño de cantar como aficionada en la emisora Radio Valles del Tuy. En la actualidad tiene una experiencia de más de 30 años en este difícil arte musical durante ese tiempo ha recibió la ayuda de varios arpistos como lo son Ramón Reyes, Emiliano Salazar, Williams Andrade, Yustardi Laza y Albín Martínez entre otros.

Alejandrina Martínez

      Alejandrina, se caracteriza por ser una mujer luchadora y constante, a lo cual debe el hecho de estar hoy día cosechando los frutos como cantadora de joropo Tuyero. Cuenta con el apoyo de grandes personalidades de este género musical que dan buena referencia de su desempeño en el canto pudiendo citar a Juan Martínez (Arpisto), William Andrade (Arpisto Cantador), Emilio Hurtado (Cantador) y muchos más.

PRIMER FESTIVAL DE JOROPO “DON PABLO HIDALGO”

      El día lunes 14 de junio del 2010, se realizó en la Plaza Bolívar de Charallave del Municipio Cristóbal Rojas el primer Festival de Joropo Tuyero en homenaje al arpisto y compositor Don Pablo Hidalgo Esta actividad cultural fue auspiciada por la alcaldía del municipio y organizada por la Dirección de Educación y Cultura de la misma (Juan Barrios y José Herrera directores correspondientes). Por primera vez los valles del Tuy se visten de gala y logra unir en una gran fiesta los representantes del Joropo tuyero de los seis municipios. En este acto se hizo merecido reconocimiento a Alejandrina Martínez como Cantadora de Joropo.

GRABACIONES DISCOGRÁFICAS

1. Sentimiento Tuyero (1999), Tema Promocional “El gran amor de mi vida” L. Agrispín Laza
M. William Andrade
2. Dos Copleras (2008), Tema Promocional “Puro Cuento” L. Alejandrina Martínez Participación especial de la

cantadora Gaby Duarte”
3. Mujeres al Poder (2012)

      Este último proyecto musical del reconocido arpisto Yustardi Laza donde participaron otras mujeres del canto de joropo: Gaby Duarte, Celestina Díaz, Yelitza Parra, Elizabeth Belisario, Ana Oropeza, Rosita Román y Miriam Bolívar.

REPRESENTACIONES

      Alejandrina ha representado al Tuy en los estados Miranda, Aragua, Carabobo y zona Central del País. Recientemente (2014), concreta su primera presentación en el exterior al lado de William Andrade viajando a Guyana, bajo la coordinación del Ministerio del Poder Popular para la Cultura de la República Bolivariana de Venezuela, para de esta manera enaltecer nuestro joropo tuyero como parte del folclore nacional.

GESTIÓN AÑO 2014

      Durante el primer semestre correspondiente al año 2014, Alejandrina Martínez ha participado en una serie de eventos culturales bajo la coordinación del sistema nacional de cultura teniendo como escenario PDVSA La Estancia, en Caracas, así como otros auditórium de relevancia nacional. Actualmente se proyecta realizar una gira por otros países latinoamericanos llevando en alto el canto del joropo tuyero y representando con orgullo el folclor nacional.

Deja un comentario

Archivado bajo Así sonamos aquí

Un cristal de río de piedras de Cipriano Alberto Moreno (Libro recomendado)

Por: Iván López

     El Sistema Nacional de Imprentas es un proyecto impulsado por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura a través de la Fundación Editorial El perro y la rana, con el apoyo y la participación de la Red Nacional de Escritores de Venezuela. Tiene como objeto fundamental brindar una herramienta esencial en la construcción de las ideas: el libro. Este sistema se ramifica por todos los estados del país, donde funciona una pequeña imprenta que le da paso a la publicación de autores, principalmente inéditos.

     Con estas palabras de carácter institucional del SNI, mostramos lo grandioso de la iniciativa del Ministerio de la Cultura que apoya, publíca y difunde la obra de autores desconocidos, en toda la geografía de Venezuela.

     En este número de Matria hemos querido recomendar esta hermosa obra literaria llamada Un cristal de Río de Piedras escrita por Cipriano Alberto Moreno, nacido en Ocumare del Tuy el año de 1935, docente y cantautor de joropo tuyero, autor de la letra de la famosa canción Canto al amanecer tuyero y con varias grabaciones en su larga trayectoria musical. Un cristal de Río de Piedras es un anecdotario donde Cipriano nos lleva a recorrer parte de la serranía del interior central venezolano, montados en el recuerdo de sus vivencias en ese hermoso pueblo, donde no sólo fue maestro, sino donde persigue el amor de una mujer de firmes convicciones, de amor puro y sincero, que moldeó el carácter de hombre, que definió el resto de su vida. Sigue leyendo

2 comentarios

Archivado bajo Misceláneas

Pancho Prin (Francisco de Paula Prin Villegas cantador)

Por: Jesús Castro.

     Nace el 2 de Abril de 1930 en la hacienda Mume de la población de Cúa, eran sus padres Don Faustino Prin y Doña María Villegas, siendo el cuarto de nueve hermanos. De niño es llevado por sus padres a otra hacienda (Aragüita), propiedad de Don Faustino, ubicada en la carretera nacional que conduce a San Casimiro. Allí transcurren sus primeros años de vida entre las labores del campo (Carbonero, becerrero, labores propias del campesino).
     Su inclinación al canto comienza desde niño, al lado de su hermano mayor Antonio quien tocaba la guitarra y el cuatro punteado con mucha destreza y amenizaban las fiestas de los caseríos que circundaban las haciendas de su padre. Luego se traslada hasta Sabana de la Cruz en Ocumare del Tuy, donde vivía su abuelo materno Filomeno Echezuría, quien era un reconocido arpisto de la época, tanto así, que llegó a acompañar a cantadores de gran talla como Esteban Romero “El Jilguero de Ocumare” y Juan Onofre Machillanda entre otros.

Pancho Prin Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Así sonamos aquí

DOSSIER 3.1: La Guerra a Muerte, Aspectos económicos y sociales de la incursión de Rosete en el Valle del Tuy.

Por: Antonio Delgado.

Detalle de la portada del libro "Guerra de exterminio" de Gustavo Machado Guzmán.    La Guerra a Muerte, aquella guerra terrible de los años 13 y 14 de la centuria decimonona venezolana, encontró a los pueblos tuyeros y aragüeños sumidos en una catástrofe económica y social, que tuvo gran impacto en la vida de la otrora provincia de Caracas y se constituyó en un acontecimiento significativo para las historias regionales y locales de estos pueblos.

La desestructuración económica de Los Valles de Aragua y del Tuy ante la presencia de Rosete 

     Si muchos pueblos de Venezuela asistieron como testigos horrorizados de la Guerra a Muerte, quizás no haya alguno que la sufriera de manera cruel y espantosa como los Valles de Aragua y del Tuy. Estos pueblos, cayeron bajo la cuchilla y la barbarie que sacrificó a la población civil y destruyó o intentó destruir las unidades de producción, que durante el período colonial garantizó el suministro y abastecimiento de mercancías en el mercado caraqueño.

   Fueron dos los elementos a tomar en cuenta en el proceso de desestructuración económica y social en la Venezuela del siglo XIX, el primero natural y el segundo político. Si las condiciones geográficas limitaban las comunicaciones en el ámbito territorial; el estallido de la guerra nacional de independencia, sobre todo, la etapa de la Guerra a Muerte, contribuyó decisivamente a desarticular la producción agraria venezolana y la inevitable dispersión de la población.

     Los valles de Aragua, Tuy, Caracas, la zona de Barlovento y las tierras bajas del Lago de Valencia, que en el período colonial, se constituyeron en asientos de prósperas agriculturas de plantaciones de caña de azúcar, añil y trigo, entre otros rubros, exteriorizaban durante la Guerra a Muerte un panorama económico pavoroso. Las regiones mencionadas no tenían nada que exportar y apenas podían satisfacer las necesidades elementales del mercado interno. El llamado “granero de Caracas”, los Valles del Tuy, concurrieron como testigos y víctimas de una guerra terrible, que entre 1813-1814, hizo estragos en la población y en las actividades productivas de las haciendas monocultoras y monoproductoras, ya que impidió el abastecimiento suficiente de productos y el comercio con el mercado de Caracas.

     Al respecto, los estudios realizados sobre la región por el historiador Diógenes Molina Castro, refieren que la población de Santa Lucía del Guaire y otros cantones de la provincia de Caracas, vivieron años aciagos desde 1812 hasta 1814, primero con la catástrofe natural del terremoto, y luego, con la tragedia político-social que significó la presencia de Rosete en el Valle del Tuy, particularmente, en Ocumare.

     Pobreza colectiva, parálisis productiva, saqueo y estampidas negreras que huían de las haciendas, era el cuadro desolador que pintaban estos pueblos durante la Guerra a Muerte.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo DOSSIER

FULGENCIO AQUINO, VIRTUOSISMO TUYERO

Por: Jesús Castro.

Fulgencio Aquino en el Teresa Carreño     Nace el 1º de enero de 1915, en el caserío de Sabaneta  de la población de Tácata en el Estado Miranda y muere el 21 de Julio de 1994  a sus 79 años de edad. Se inicia en este bello arte musical  a los diez (10) años, también asiste a clase de  primaria, pero,  tuvieron que retirarlo del colegio pues él estaba pendiente de aprender a tocar el arpa.  Cuenta Fulgencio, que el mismo día que agarró el arpa saco su primer golpecito. Estaba rodeado de una familia muy nombrada en el arte de tocar arpa como lo era su papá Julián Aquino,  el cual, fue un gran arpisto que se caracterizó por un toque recio, fue muy reconocido aunque no dejó grabaciones, también su hermano Melquiades Aquino era un buen arpisto  y  Fulgencio lo observaba en sus ratos de aprendizaje.

     Su primer baile de joropo lo toco a los 14 años de edad, cobrando para la época veinte  bolívares, que era un gran pago por tocar un baile de joropo. Fulgencio Aquino,  no dependió  del toque de arpa si no que desarrolló varios oficios, trabajó la agricultura, fue carbonero, trabajó en bodegas, comercios, fabricó alpargatas y fue carpintero, al punto de elaborar sus propias arpas con sus respectivos accesorios. Los bordones con cuero de venado que el mismo entorchaba. En el año de 1958,  a sus 43 años de edad aproximadamente, se dedica a los bailes de joropo de lleno y empieza en el mundo de las grabaciones y conciertos que lo darían a conocer Nacional e Internacionalmente.

     En palabras del maestro:

“para mi tocar arpa, es el amor más grande de mi vida por su puesto a parte de mi mamá, yo creo que no hay otra cosa que signifique más, que tenga más poder ni iguale el poder como lo es tocar el arpa, su música”.

     Fulgencio era un amante de la música que obtenía en la ejecución de su arpa, contaba que en su infatigable memoria musical tenía más de 1000 composiciones, es evidente que el maestro Fulgencio Aquino había desarrollado una capacidad retentiva de gran complejidad,  la cual, estaba muy compenetrada con sus improvisaciones dentro de un estilo clásico, con registros sutiles y únicos.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Así sonamos aquí

JUAN CRISÓSTOMO SERRANO PINTA SUS AÑORANZAS.

Por: Juan Manuel Carrasco.

Juan Crisosto Serrano

     La vida le regaló desde muy temprana edad el don de escuchar los colores y las formas de la naturaleza, para interpretarlos y volcarlos casi sobre cualquier materia. A los 14 años le dijo a su padre que quería pintar, a lo que este le contestó “bueno, sí, pero tiene que aplicarse a la letra también”, refiriéndose a la escuela. 

     Nativo de estas tierras luciteñas, Juan Crisóstomo Serrano, de 76 años de edad, casado desde hace más de 30 años y con dos hijos, llegó a ser pintor de sentimiento. “Nunca estudié pintura en alguna academia, y lo que aprendí lo hice investigando por mi cuenta, mirando los libros de historia del arte”, expresa. Poco a poco su mente se fue inundando de cierta técnica propia, una mezcla de subjetividad, surrealismo e ingenuidad. Es entonces cuando se dedica con pasión a crear cuadros que expresan la nostalgia de otros tiempos, lo festivo y lo tradicional, traducidos en pinceladas cuidadosamente distribuidas por la superficie del soporte. “Algunas personas han querido comprarme los cuadros más viejos, pero no los vendo porque siento mucho apego hacia ellos. Yo digo que de aquí en adelante los que pinte sí los venderé”, comenta. 

     Cuando pudo empezar a trabajar en una empresa, a los 19 años, lo hizo en un taller donde fabricaban piezas de madera tallada. “A partir de allí comencé a interesarme por la talla sencilla de la madera y la piedra, en miniatura”, señala, afirmando que cuando se dispone a delinear la forma de estas materias es porque “me hablan y me dicen en qué figura quieren que las transforme”. 

   A partir de ese momento sus obras pictóricas fueron bañadas de un estilo surreal, más como el armado de disímiles piezas mecánicas y humanoides que como un cuadro realista. Nacen entonces sus obras Cerebro de Plata, Mapa de Oro y El Primitivo, las cuales tienen reminiscencias de Picasso, Braque, Gris, Miró y el venezolano Bárbaro Rivas. “Cuando pinto este tipo de cuadros es como si estuviera armando una máquina de verdad, colocando piezas y atornillándolas”, revela. 

     A finales de los años 70 y comienzo de los 80, este artista pudo exponer las obras que producía en su propia casa, en Santa Rita. Participó por entonces en una exposición en la Casa Cultural Juan España, de Santa Teresa, junto a otros artistas, y en 1982 sus cuadros formaron parte del II Salón Municipal de Pintura, invitado por el ya fallecido profesor Julio Escobar -quien fue director durante años de la Escuela Municipal de Artes Plásticas “Don Rafael Monasterios”- organizador del evento. “El profesor Escobar me invitó porque pensaba que mis cuadros, a pesar de no salir de manos de un ‘académico’, tenían técnica”, dijo. 

     Cabe destacar que este artista es hermano del reconocido arpisto luciteño Julio Serrano, intérprete del joropo tuyero, por lo cual parte de su obra la ha dedicado también a la música. “Yo mismo fabrico las maracas y algunos instrumentos de mi propia invención. Cuando se arma una fiesta y hay joropo, ahí estoy yo también dándole a los capachos”, expresa festivo. 

     Recientemente este artista local fue declarado, junto a su hermano y otros cultores de la región, Patrimonio Viviente del Estado Miranda, por lo cual dice sentirse agradecido. “La pintura me ayuda a relajarme, me hace recordar aquellos tiempos pasados, donde uno vivía y se divertía sanamente”, expresa nostálgico. Los colores le transportan a un mundo de ensueño, donde las figuras, las formas y los colores son los principales protagonistas de su vida. 

Muy religioso. 

    Juan Crisóstomo Serrano se considera una persona muy religiosa. Y eso es posible constatarlo la víspera de Corpus Christi, cuando se dedica a bailar como promesero de los Diablos Danzantes de Yare. “Me hice diablo danzante durante una época muy mala en la casa, cuando nos agobiaban los problemas de todo tipo”, comenta. Quince días antes de las fiestas le dijo a su esposa “me haré diablo, pero bueno”. “Compré mis implementos de danzante, hice las maracas yo mismo y me inscribí en la cofradía para hacer la promesa al Santísimo y el día de las fiestas dancé… a partir de ese momento los problemas fueron mermando”, afirmó el artista.

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías