Archivo de la etiqueta: género

Feminismo, cuerpo, placer

Por: Bunke. Colectivo Feminista por el derecho al placer (i)
@BunkePlacer

Mujer leyendo, obra de Fernando Botero, año 1998.

     No siempre el feminismo se intereso por el cuerpo, o mejor dicho, hablar de feminismo no fue ni es sinónimo de hablar del cuerpo de las mujeres, mucho menos del placer, de los placeres y del placer del cuerpo.

    Ciertamente, durante décadas el feminismo tuvo como tarea develar y visibilizar la opresión y subordinación de las mujeres –y por ende de sus cuerpos– sin embargo es necesario la trascendencia de las reivindicaciones de nuestros derechos desde la noción del cuerpo como fuente de peligro, limitaciones y dolor, por ser mujer (signo atávico de la culpa inoculada por las religiones: aborto, prostitución, derecho a la NO violencia, pornografía, violencia sexual, etc.) lo que genera que la sexualidad como fuente de placer se vea reducida, y la masturbación femenina, por ejemplo es un tema que no aparece en los debates feministas, al menos no con la misma fuerza y cobertura que el resto de los temas mencionados. Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Desde la Matria

Emma Soler, Emma Cumbre.

Por: Iván López Calero

      Ignacia Villasana nació en la población tuyera de Cúa, el 08 de julio de 1868, nombre que, al comenzar su carrera como actriz de teatro, cambiará por el de Emma Soler, de acuerdo a sugerencia que le hiciera el periodista y empresario Gabriel Aramburo, fundador de la Compañía Infantil Venezolana, la primera en su género, formada, de acuerdo a lo divulgado por el historiador Carlos Salas, “por niños menores de quince años”, encontrándose entre ellos Ignacia Villasana, con esta compañía cada diciembre interpretaba “nacimientos” en la Plaza La Pastora de Caracas, con los que alcanzaron bastantes éxitos por su precocidad artística.

      De la empresa arriba señalada también formó parte el gran músico José Ángel Montero, autor de la ópera “Virginia”. Cuando corría el año de 1880, en Caracas se conocían los llamados teatros de aficionados. En las carteleras de estas modestas instituciones, comenzará a figurar el nombre de la jovencita Ignacia Villasana.

      Don Carlos Salas, en su bien documentado trabajo “Historia del Teatro en Caracas”, muestra una imagen de cuerpo entero de Emma Soler y nos dice: “Empezó actuando en las plazas públicas y en los teatros de corral, donde eran representados cuadros vivos y Nacimientos”. Durante el año de 1887 se le verá al lado del gran actor Teófilo Leal (amigo de Ignacia desde su Infancia), actuando con la Compañía Americana, en 1889, salieron contratados Emma y Teófilo para Maracaibo, con Don Enrique Terradas y Gutiérrez. 

      En Maracaibo se separaron, yéndose Teófilo en la Compañía de Gerardo López del Castillo, para Centro América y Buenos Aires, hasta 1913, cuando regresa para trabajar de nuevo con Emma y Emilita Montes, en el desaparecido Teatro Caracas. Y ella en su condición de actriz y asumiendo roles de empresaria se va en compañía de los actores venezolanos, Guillermo Bolívar y Manuel Vicente Pellicer, a realiza una gira artística por El Llano y Los Andes venezolanos, la cual tiene un resultado triunfal. En la capital zuliana Emma Soler actuó en obras escritas por el poeta Udón Pérez. En esa histórica ciudad, a Emma Soler la elevan a la condición de primera dama del teatro nacional y la comienzan a llamar por un segundo seudónimo el de “Emma Cumbre”. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías

El patriarcado y sus perversiones

Por: Isaloren Quintero Bernal

     En ocasiones he sentido que el patriarcado es un ¡sistema perfecto! Son esos momentos en los que una siente que la lucha va por un lado y los avances estructurales por otro. El patriarcado es un sistema que ha logrado mantenerse por miles de años gracias a sus conexiones, engranajes y mecanismos con otros sistemas, como el capitalista por ejemplo.

     Patriarca proviene de la palabra griega árjo que significa ‘mandar’ y pater que significa ‘padre’. No cabe duda que el mandato del padre se instalo de manera omnipresente en la vida de todo ser humano y sobre todo en la vida de las humanas, quienes sometidas a procesos de socialización patriarcal reproducen el patriarcado y sus propias perversiones.

      Una de estas perversiones, quizás la más eficiente de todas, es hacer y mantener la creencia que entre mujeres nada funciona. Frases como: “las mujeres son conflictivas o chismosas”; “las mujeres no pueden ser amigas”; “reunión de mujeres, pelea en puerta”; y así infinitas expresiones de descalificación y desvalorización de los vínculos y afectos entre mujeres que no solo reflejan prejuicios y estereotipos de género, sino que tienen una delineada y clara intención, mantener a las mujeres extraviadas como género humano, separadas entre sí y de sí mismas, porque una es en la vivencia con la otra y la otra en el reflejo de lo que somos todas. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Desde la Matria

DOSSIER 8.7: De Livia Gouverneur a Belinda Álvarez: Las mujeres en la lucha estudiantil

Por: Isaloren Quintero Bernal

Manifestación del 14 de febrero de 1936 en Caracas, portada del libro “Mujeres en tiempos de cambio”, de Iraida Vargas Arenas, año 2010.

      Las mujeres antes de incorporarse a la lucha estudiantil estuvieron incorporadas a la lucha política y más aun han debido sortear la batalla contra la exclusión de una sociedad patriarcal y machista. Así, una de las conquistas de las mujeres venezolanas a la mitad del S. XX fue haber logrado incorporarse en el campo universitario. Blanco Guzmán, citado por Díaz Erika nos comenta:

Las opciones educativas en Venezuela para la mujer, a finales del siglo XIX, eran única y exclusivamente los estudios de primaria, los cuales eran de carácter obligatorio para todos los venezolanos (i).

      Que tengamos que referir en la historia a la primera mujer que participó en partidos políticos, la primera mujer que ingreso a las filas universitarias, la primera mujer que incursionó en las ciencias, en el periodismo, que logro tal y cual cosa, no es más que la evidencia que la participación de la mujer en cualquier escenario que trascendiera los muros de la casa, ya era visto o asumido como un hecho extraordinario, lo cual da cuenta del profundo machismo de nuestras sociedades en las que el mundo se construía solo con, por y para los hombres.

      Una huella histórica conseguimos en el discurso de cierre de Sara Bendahanalen 1939, en ocasión de su acto de graduación de médica en la Universidad Central de Venezuela:

¿Qué más se necesita para no sonreír alegremente ni siquiera ante este triunfo? No que el orgullo se apodere de mi espíritu, ¡oh, no!, y lo considere como triunfo científico, más sí como triunfo extraordinario sobre el medio, los prejuicios, la envidia, las circunstancias que me han rodeado (…) Los tiempos han cambiado con suma rapidez. Se familiarizó el varón con la presencia de Eva en las aulas y hoy en todas las facultades cursan estudios numerosas estudiantes mujeres, alegrándonos anticipar que en el año próximo finalizarán sus estudios médicos dos inteligentes compatriotas nuestras”(ii) (Negrillas nuestras). Sigue leyendo

1 comentario

Archivado bajo DOSSIER