Archivo de la etiqueta: fiesta de san juan

Cándida Machillanda, promesera de San Juan.

Entrevista y Fotografía por Keny Loaiza.

RELATOS DE VIDA - MACHILLANDA

     En visita a la casa de la Sra. Cándida Machillanda, Patrimonio Cultural Viviente desde el año 2008 del municipio Tomas Lander, se dió un encuentro muy importante para recopilar las incidencias de la cofradía de San Juan Bautista que cada año se celebra en la población de Ocumare del Tuy, de boca de la misma Cándida, promecera de esta festividad, relata que “tras una sanación cumplida por san Juan Bautista”, lleva conjuntamente con la comunidad la promesa de rendirle ofrenda desde hace 27 años a este santo. Cuenta esta luchadora social que cada 24 de junio de todos los años es trasladado el santo a la Iglesia de San Diego de Alcalá de esta población, luego, es paseado por las adyacencias de la iglesia con todos los asistentes de las diferentes comunidades del municipio Tomás Lander. Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Relatos de Vida

La festividad de San Juan y su representación en el Tuy

Por: Andrés  García.

Baile de tambor, acrílico sobre madera autor Ygnacio Guzmán

     La presencia africana en el territorio llamado Venezuela comienza a partir del período de conquista, cuando llegan en barcos los primeros esclavos provenientes de África, de ese contacto deviene la importación de su cultura, sus raíces, su cosmovisión y su visión mágico religiosa. Existen muchos aportes culturales del continente africano que hoy en día están vigentes en la cultura venezolana. La investigadora Angelina Pollack-Eltz indica lo siguiente:

“(…). En el campo de la música y de los bailes el aporte africano es considerable también puesto que a los europeos gustaban más los ritmos africanos que la música monótona de los indígenas. Por otra parte, los negros fueron incorporados totalmente al sistema económico capitalista de la época colonial y expuestos a los bienes materiales de origen español, así se perdieron todas las tradiciones en el campo de la cultura material, así como también la artesanía africana.” (Pollack-Eltz, 1978: p.10)

     Así se evidencia que sus bailes perduran hasta hoy día, y que junto con la influencia material de los españoles desemboca en fiestas como la de San Juan, celebrada los días 24 de junio, caracterizado por ser el día más largo del año perteneciente al solsticio de verano, y alargándose hasta el 25 de junio,  siendo esta celebración uno de los vestigios de la herencia africana más importante en lo largo del territorio venezolano. Baile, tambor, magia y religión se mezclan para rendir culto a San Juan, y en los valles del Tuy  su permanencia es un hecho hoy por hoy. Está se celebra en varias localidades, en donde diversas familias, vecinos y amigos aún rinde culto a San Juan.

     Es importante destacar una particularidad, y es que el baile de tambor redondo, es decir, con las piernas en forma de círculo, es diferente al baile desarrollado en otras localidades del Estado Miranda, Aragua y Vargas,  el baile de tambor redondo sitúa a una variante dentro de las celebraciones perteneciente a las realizadas en el Tuy.

     Las personas que le rinden culto San Juan, buscan que exista prosperidad, salud y esperanza para el resto del año, y que siga la continuidad de esta tradición que evidencia la diversidad que existe en nuestros valles tuyeros.

Saignes señala: “La historia del proceso de la formación de la cultura venezolana es, en parte, la historia de la indigenización y de la africanización del español en nuestra tierra” (Saignes, 1955: p.13)

Fuentes Consultadas:

Pollack-Eltz, A. Aportes indígenas a la Cultura del Pueblo Venezolano. Instituto de investigaciones Históricas. Caracas, UCAB, 1978.                                           

Saignes Acosta, M. Elementos Indígenas y africanos en la formación de la cultura Venezolana. Caracas, Ediciones de la Biblioteca, 1955. 

Deja un comentario

Archivado bajo Festividades Tuyeras

Presentación DOSSIER 2: San Juan y la herencia africana en el Valle del Tuy.

Por: Iván López

    La llegada del conquistador europeo a finales del siglo XV a las costas del actual continente Americano y por ende su acercamiento a los productos y potencialidades de estas tierras, creó para los recién llegados dos necesidades primarias de carácter netamente mercantiles; una la de explotar y extraer los productos de la tierra y la otra la de obtener mano de obra apta y barata para esa tarea, de allí que se creará una relación de opresor-oprimido, y una explotación del hombre por el hombre casi hasta la extinción de los aborígenes Americanos a principios del siglo XVI, esa misma necesidad posteriormente sería satisfecha por el Continente Africano, cazados, arrebatados de sus localidades o vendidos por sus rivales naturales, fueron embarcados en navíos de comercio de almas o de seres humanos que los condujeron a la esclavitud en las costas del “Nuevo Continente”, pero no vinieron solos, los acompañó su forma de vida, su música, su baile, sus querencias, su cultura, la cual se vieron en la urgencia de ocultar, mezclar o sincretizar, debido a la imposición, temor o religión del amo que reprimía toda manifestación de su antigua cultura. Sin embargo el sincretismo “forzado o no” ocurrió en toda la américa uniendo así las culturas del amerindio, el europeo y el africano.

San Juan de Santa Lucía

    En Venezuela ese sincretismo resalta en todos sus estados y la influencia del africano se nota en algunos de forma más que evidente, al Sur del lago de Maracaibo en el Zulia, en las costas del Norte de Aragua, en el Callao del estado Bolívar y en el estado Miranda especialmente en la planicie de Barlovento y el Valle del Tuy se pueden observar manifestaciones culturales dominadas por la presencia de la herencia africana,  una de estas expresiones es la Fiesta de San Juan Bautista, siendo una fiesta de carácter religioso, que fue impuesto por el europeo a los americanos y a los africanos como doctrina de dominación y que con el paso del tiempo estos supieron amoldar a sus creencias y culturas propias donde el africano inserto sus querencias, su música, su religiosidad entre otras y la transformó en expresiones con características únicas y propias en cada una de estas regiones.

     De allí que visibilizar la herencia y la presencia africana en el Valle del Tuy a través de sus manifestaciones y costumbres, de sus luchas, sufrimientos, alegrías, entre otras expresiones es mostrar ese valle del Tuy mestizo, pujante y rico en expresiones poco mostradas y valoradas en el contexto de la sociedad gran nacional.

Deja un comentario

Archivado bajo DOSSIER