Archivo de la etiqueta: chaparral

Cándida Machillanda, promesera de San Juan.

Entrevista y Fotografía por Keny Loaiza.

RELATOS DE VIDA - MACHILLANDA

     En visita a la casa de la Sra. Cándida Machillanda, Patrimonio Cultural Viviente desde el año 2008 del municipio Tomas Lander, se dió un encuentro muy importante para recopilar las incidencias de la cofradía de San Juan Bautista que cada año se celebra en la población de Ocumare del Tuy, de boca de la misma Cándida, promecera de esta festividad, relata que “tras una sanación cumplida por san Juan Bautista”, lleva conjuntamente con la comunidad la promesa de rendirle ofrenda desde hace 27 años a este santo. Cuenta esta luchadora social que cada 24 de junio de todos los años es trasladado el santo a la Iglesia de San Diego de Alcalá de esta población, luego, es paseado por las adyacencias de la iglesia con todos los asistentes de las diferentes comunidades del municipio Tomás Lander. Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Relatos de Vida

DOSSIER 2.2: SAN JUAN BAUTISTA: EL PARRANDERO DE OCUMARE DEL TUY

Por: José Ismael Lozada

San Juan Parrandero, hecha de madera. Foto de Victoria Fajardo tomado del blog www.victoriartesanias.blogspot.com

     Como muy bien lo señala  Jesús “Chucho” García en su obra  “Caribeñidad” (2007): “El San Juan Bautista traído por los españoles que impusieron la religión católica a punta de látigo y cruz, fue reinterpretado  y creado por los negros, en nuestras tierras  Mirandinas donde convergieron  diferentes aspectos de la vida y cultura indígena, europea y africana.” (p. 89) Esta Trilogía parió una cultura plena  de creencias, de hermosos cantos, de rebeliones extraordinarias  encabezadas por esclavizados y esclavizadas.

     Nuestra adorada ciudad de Ocumare del Tuy, tuvo similares manifestaciones a la del resto del Estado Miranda con respecto a esta manifestación cultural, por esta razón,  todos los 24 de junio de cada año  la señora Cándida Machillanda junto con su hermana  Marielena Machillanda  se preparan para ir a la Iglesia a presenciar la misa en honor a San Juan Bautista Parrandero ,  el cual  parte de la población de Ocumare del Tuy, venera la imagen de un santo que tiene aproximadamente más de 300 años, hecho de madera, y  que dicha figura  ha pasado por familias ocumareñas de generación en generación. Las familias que tuvieron la bendición de tenerlo durante muchos años fueron: la Familia Orta, la familia Mijares  de Chaparral, Pedro Izquierdo  y ahora reposa en la casa de la Familia Machillanda. Más que una gran celebración en honor al cumpleaños del Santo, es el pago  de promesas por muchos feligreses por los favores concebidos, entre ellos la señora Cándida Machillanda  que dice que su amor a San Juan Parrandero  va más allá de una tradición afrovenezolana, para ella San Juan es un Santo milagroso,  que la ayudo a que saliera airosa  de una operación de la pierna. Para la señora Rosa  esta tradición es otra cosa, esta mujer considerada en Ocumare  como un saber del pueblo, dice que lleva  50 años bailando  a San  Juan Parrandero, y que este fervor lo lleva en su sangre africana al oír el repique del tambor  tuyero.

     Luego que San Juan  es sacado de la iglesia  hace un recorrido por todo el pueblo, es bailado al ritmo del tambor tuyero, el primero, segundo y tercer tambor  como son llamados , el venerado  es llevado a la Plaza Bolívar donde se le rinde honores y luego al son de los tambores es trasladado  al sector  Chaparral en casa de la familia Machillanda donde se le recitan versos improvisados al grito de “AJE”, allí se reparten arepitas dulces típicas de la región y hervidos  que regala esta familia a todo el que está presente.

     Esta tradición en Ocumare se remonta al año 1749 fecha en que se levantaron  los negros esclavizados de la Sabana de Ocumare un  24 de junio, día de su santo patrón, San Juan Bautista, que habían previsto su libertad. Muchos  años pasaron  y  solo a partir de 1915 se tiene referencia  que   cuando se festejaba a San Juan Bautista ningún comercio  abría en Ocumare del Tuy, el primer toque de campana se hacía en la iglesia y de allí el cura sacaba a San Juan para dárselo la gente del pueblo donde parrandeaban con él  e iban de casa en casa de algún promesero o algún hombre llamado “Juan”, también era llevado al río Ocumarito, hoy tristemente contaminado, para ser bañado  en  sus aguas.

     Actualmente se lucha para que la tradición de San Juan Parrandero de Ocumare no desaparezca, para ello han surgido fundaciones y cultores que han trasmitido sus conocimientos a las nuevas generaciones  en las escuelas y así poder conservar  este valioso aporte de nuestra amada África, a esta zona de los Valles del Tuy, territorio afro-indígena.

Fuentes consultadas:

García, J. Caribeñidad. Caracas, Fundación Editorial El Perro y La Rana, 2007.

Deja un comentario

Archivado bajo DOSSIER