Archivo de la etiqueta: cañaverales

DOSSIER 4.1: Hacienda Las Monjas en Mopia un lugar histórico-turístico por rescatar

Por: Yrene Fernández V.

     Una vez que Guzmán Blanco ejecutó su Decreto de eliminar todos los conventos y casas religiosas católicas, el año de 1874, en ello se fue el Convento de las monjas Concepciones en Caracas para darle paso al Capitolio, edificación de la hoy Asamblea Nacional, no sin que antes el caraqueño preservara en su memoria el nombre de la Esquina de Las Monjas, y pasara de familia en familia junto con las recetas de sus dulces coloniales. Al Tuy también llegó la expropiación de la hacienda Las Monjas, para pasar después de un siglo a las manos de la oligarquía caraqueña y perderse en el tiempo.

      Es muy difícil escribir sobre un tema que en buen tiempo generó expectativa, asombro o simple curiosidad lectora, y la “anticultura” (ignorancia del tesoro cultural que se tiene, tanto por parte de los dueños como de los habitantes que están alrededor cuando no tienen sentido de pertenencia) lo hubiera desprendido y desmembrado para echarlo en el olvido.

Entrada a Las Monjas

      Perdida en el Valle del Tuy Medio, entre los municipios Independencia y Paz Castillo, muy cerca de la Urbanización Gran Mariscal de Ayacucho (conocida más popularmente como Mopia) y del Nuevo Urbanismo La Morena, al norte de Santa Teresa del Tuy, se encuentran dos construcciones: una la Casona Las Monjas, y a pocos metros el antiguo Convento de las Monjas Concepciones. De ellas sólo quedan ruinas de lo que otrora fueron fuertes construcciones. Dichas edificaciones datan de la época de la Colonia, en terrenos de la propiedad de los Bolívar, como costumbre de entonces se donó por concepto de dote por la entrada de una novicia de la familia a la Orden Religiosa de las Monjas Concepciones. Sigue leyendo

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo DOSSIER

Presentación DOSSIER 4: Mopia: una historia local por reconstruir en Santa Teresa del Tuy

Por: Isaac Morales Fernández

     La historia vuelve hoy los ojos hacia nosotros, hacia el suelo que pisamos, hacia el viento que nos habita. Pasamos del silencio apacible al rumor de urbes incipientes y barriadas en agitación constante. Los antiguos caseríos, que apenas nacían se detenían en el tiempo, ajenos a todo, incluso a ese discurso histórico que sólo tenía ojos para los grandes acontecimientos bélicos, las coyunturas sociopolíticas y económicas, y la cultura de las grandes ciudades, actualmente dieron paso a eso que con feliz término llamamos “sectores populares”, es decir, urbanismos pujantes, en perenne crecimiento, con una población móvil y ágil, que participa activamente en el diario acontecer y además conoce su pasado, lo hurga y consigue lo que el viejo discurso histórico jamás le dio: identidad.

Etiqueta de los Sacos de 50 kgs del ingenio azucarero Mopia. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo DOSSIER