Archivo de la etiqueta: camatagua

DOSSIER 7.2: El encanto de Mauricio en la cueva del Peñón

Por: Manuel Vicente Monasterios

Detalle de la portada del libro "Mauricio" del Poeta Francisco Cadiz, adaptación de Isaac Morales, año 2012.Detalle de la portada del libro “Mauricio” del Poeta Francisco Cadiz, adaptación de Isaac Morales, año 2012.

     Para ingresar al mundo de los encantos, debemos vencer el universo racionalista o el prejuicio materialista que responde a la idea que solo existe en el mundo que se ve, el que podemos percibir por los sentidos. Sin embargo en todas las culturas y civilizaciones el mito y la leyenda han sido sustento importante en la explicación de los fenómenos herméticos y el hombre siempre ha creído en la existencia de un mundo paralelo donde seres de diversa naturaleza han convivido con lo humano y han influido en sus acciones. Sin embargo el racionalismo ha buscado de borrar de la memoria colectiva la dimensión cósmica, ese mundo paralelo al humano donde se mueven los ángeles, los duendes, los gnomos, las hadas, los demonios y los encantos.

     No es cuestión de afirmar o negar la existencia de estos seres, es aceptar que estas leyendas llenan las lagunas de la historia, que sería de Grecia y de Roma sin su mitología, de la Europa medieval sin la noche de San Juan, el solsticio de verano con la magia del fuego purificador, el cual se nos presenta en Venezuela mestizo, de la mano del negro, bailando al compás del “culo e puya” del tambor redondo. María Lionza el mito de los montes de Sorte en el Estado Yaracuy, el Anima del Pica-Pica en las cercanías de Santa María de Ipire en el Estado Guárico, el folclor venezolano está lleno de leyendas hermosas.

     Hemos querido recrear la leyenda del Encanto del Peñón, en Ocumare del Tuy, Mauricio el muchacho encantado por la Ninfa Potámides protectora de las aguas de los ríos, de los bosques, de la naturaleza. Hoy más que nunca la irracionalidad se ha encargado de destruir nuestras florestas. El Río Tuy agoniza y la indiferencia de la gente complica su futuro y compromete al planeta. El espíritu protector de la madre naturaleza simbolizado en la leyenda de Mauricio tiene mucho trabajo en estos valles, donde la deforestación, el crimen ecológico y la impunidad se dan la mano. Se recrea esta leyenda como una contribución para que los tuyeros nos reconciliemos con el medio ambiente tan golpeado en los últimos años. Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo DOSSIER

Un domingo verde

Por: Edgar Rivero

     “Un domingo verde se asomó por la ventana, con olor a viaje, con el olor del sancocho entre familiares, día de recorrer estos Valles eternos de mi infancia en el carro de papá, el frescor de la mañana acariciando mi cara con sutileza y ante mis ojos, un paisaje que se muestra con todo su esplendor lleno de una vegetación hermosa y huellas de historias gloriosas.”

Embalse del Lagartijo, Yare,  Valles del Tuy

Embalse del Lagartijo, Yare, Valles del Tuy,  foto de Gladys Zambrano.

     Aún recuerdo como cada domingo nos llevaban a esos parajes que el Valle del Tuy a veces suele esconder entre sus caminos, vía San Francisco de Yare nos desviábamos hacia Tocorón rumbo al Parque El Lagartijo a pasar un buen domingo en familia y nosotros claro, disfrutando de la piscina, para mi esas rutas que van desde Tocorón hacia Ocumare del Tuy tienen algo de mágico, son caminos que muy pocas personas conocen ya que la mayoría transitan siempre las vías principales, es como ver la cara más rural del Tuy. A veces podiamos desviarnos hacia La Aguada cerca también de Yare, donde tenemos familiares.

     Siempre que pasábamos por Yare a mi padre se le oía decir que ¡todo ese valle había sido del Libertador Simón Bolívar! lo decía con mucho orgullo como buen tuyero que era, lo que creo que mi viejo no sabía era que los Bolívar eran dueños de casi todo los Valles del Tuy y de un poco más allá.

     Mi viejo creía mucho en curanderos, a veces solíamos ir hacia Las Ollas un asentamiento campesino entre Ocumare y Cúa, vía a El Rodeo si mal no recuerdo, la carretera era de tierra e íbamos siempre en Jeep, después de un largo trecho de donde se podía ver pequeñas cascadas y quebradas, subíamos por unas escaleras esculpidas en tierra hasta llegar a una casa de bahareque donde vivía el curandero, a veces cuando llovía, mi primo y yo hacíamos diques y jugábamos con el agua de lluvia que llenaba los surcos que estaban alrededor de dicha casa, luego subíamos un cerrito más arriba y almorzábamos pan con jamón y queso que mi madre preparaba.

     Cuando pasábamos por Las Mercedes de Cúa, mi padre decía: “por aquí se voltio una carreta llena de negros” y por supuesto que uno se sorprendía de lo que decía y más cuando veías que la mayoría de los pobladores de ese lugar, son afrodecendientes, lo cierto es que por esos predios existía una hacienda llamada “El Murciélago” y el dueño de dicha hacienda en época colonial era tratante negrero, compraba negros y luego los revendía.

     Otra ruta era cuando íbamos hacia San Casimiro o hacia Camatagua, ambas poblaciones del Edo Aragua, a veces tomaba la ruta que va desde Ocumare hacia la Colonia Mendoza y de allí nuevamente tomábamos la ruta hacia Aragua, nos deteníamos siempre a comprar chicharrón, pero luego de comprarlo nos deteníamos más adelante a la orilla de la carretera en algún sitio tranquilo para comer en paz sin mucho alboroto.

     Una vez de regreso de los valles aragüeños por allá en el año de 1984, yo estaba con el empeño de que se detuvieran en un sitio donde decían que se aparecía la Virgen, se detuvieron sin muchas ganas, cruzamos un tronco para poder atravesar el río (si mal no recuerdo, había un tronco y si no es así perdonen, de vez en cuando la memoria nos hace una mala jugada) y así subir hacia la explanada donde había una humilde capilla improvisada y al lado izquierdo una imagen de la Virgen de Lourdes y una hermosa cascada de donde la gente se lavaba y bebía agua, mis viejos se hicieron muy asiduos al hoy Santuario de la Virgen Reconciliadora de los Pueblos.

     De vuelta a casa, al atardecer, al pasar nuevamente por San Francisco de Yare, mi padre decía orgulloso: ¡Simón Bolívar no nació en Caracas, nació en Yare!

Deja un comentario

Archivado bajo Anécdotas del Tuy