Archivo de la etiqueta: aparecidos

De aviones, juegos y aparecidos

Por: Edgar Rivero

El primer vuelo en Caracas, Fotografía de Jesús María Chirinos, año 1912. imagen tomada de El Cojo Ilustrado.

      De niño solía avistar los aviones que sobre volaban los cielos de mi pueblo, Santa Teresa del Tuy, era una de mis grandes distracciones de chico (aún no he perdido esa distracción), los observaba con mucha atención, sobre todo las avionetas que hacían piruetas, incluso hasta llegué a ver biplanos, esas aeronaves que me recordaban mucho a las historias de la 1ra Guerra Mundial donde sobresalía el famoso Barón Rojo (Manfred Von Richthofen).

El último combate del Barón Rojo, imagen tomada de http://www.jetcero.com

      Mi familia viajaba frecuentemente los fines de semana hacía Ocumare del Tuy, esto porque tenemos muchos familiares en esa zona, íbamos sobre todo a Santa Bárbara, parroquia perteneciente al Municipio Lander y hacía La Mata, caserío ubicado vía Cúa, mis padres se reunían con los familiares y visitaban a viejas amistades, algo que no puedo olvidar era ese olor característico nada más al llegar a la encrucijada de Ocumare, el olor que embriaga al visitante, el del Ron Pampero, luego y hacia la derecha nuestro destino. Sigue leyendo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Anécdotas del Tuy

El anima sola, el silencio…

Por: Manuel Vicente Monasterios.

Revista Matria Nº 6

     Este cuento se ubica en el triste año de 1814, Boves, Rosete, Antoñanza, Zuazola, personajes que despiertan el monstruo del odio, la sangre corre y se destruye la primera República. Esta es una interpretación libre del origen de la leyenda del Ánima Sola.

El anima sola

     Amaneció lloviendo, toda la noche fue un solo aguacero, las quebradas están desbordadas, el zanjón del paso del cementerio está tan lleno que la furia de las aguas rebosa el recién inaugurado Puente Castro. Es lunes y Doña María tiene que cumplir la promesa hecha mucho tiempo atrás, cuando los muertos se enterraban hacia la loma del viento, años en que la peste del vomito negro hacía estragos y muchas veces los “difuntos” se ponían de pie cuando sentían en la cara la primera pala de tierra y este hecho macabro cambiaba la toponimia: de “loma del viento” a “muerto parao”, además del susto y la carrera de los enterradores.

     Es lunes y Doña María tiene que ir al cementerio para rezar los 20 rosarios que exigen las Benditas Ánimas, las que no han logrado llegar al cielo, porque sus pecados, aunque menores, resultan un grave impedimento, solo rezando el rosario, ordenando misas y prendiendo velas con esa intención salvadora, las ánimas podrán descansar en paz. Solo la oración tiene el poder para sacar las ánimas del Purgatorio. No importan los obstáculos, bien sea que llueva, truene o tiemble la tierra, la promesa hay que cumplirla para evitar la condenación eterna, !A las ánimas hay que cumplirle¡. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Crónicas de mi pueblo