DOSSIER 8.2: Las luchas estudiantiles en el Tuy

Por: Manuel Vicente Monasterios

      Hablar de las luchas estudiantiles en los valles del Tuy es referirnos a la historia contemporánea, pues su primer liceo (estudios secundarios) se funda en la década de los cuarenta, por lo tanto a sus estudiantes les tocó vivir distintos momentos como la llamada revolución de octubre o golpe de estado contra el gobierno del general Isaías Medina Angarita, el golpe de estado contra el gobierno civil de Don Rómulo Gallegos, la dictadura suave de la Junta de Gobierno presidida por el Teniente Coronel Carlos Delgado Chalbaud, víctima de un magnicidio en 1950 y luego presidida por el Dr. Germán Suarez Flamerich. En 1952 se entronizó, por determinación de las fuerzas militares, la dictadura del general Marcos Evangelista Pérez Jiménez, la cual es derrocada cinco años después por el movimiento cívico militar conocido con el nombre de 23 de enero del año 1958.

General Marcos Pérez Jiménez, año 1952General Marcos Pérez Jiménez, año 1952.

      Así pasan los primeros quince años del Liceo Pérez Bonalde de Ocumare del Tuy, única casa de estudios secundarios de la región, cuyos cursos apenas llegaban hasta el tercer año, por lo cual quien quería y sus recursos se lo permitían, al terminar el bachillerato ingresar a la universidad, tenía que trasladarse a la ciudad de Caracas. Es decir que la mayoría de sus estudiantes eran casi niños. La edad de la inconformidad, de la rebelión contra lo establecido, del sarampión ideológico es aproximadamente a partir de los 15 años, es en ese período de 5 años, el cual ocupa el término de la secundaria e ingreso a los primeros años de una carrera Universitaria. Esta es la etapa del desconcierto y de la rebeldía, actitud que en algunos, influenciados por el ejemplo cubano, se hacen parte del impulso revolucionario, en aquellos años finales de la década de los 50 ocurre la entrada triunfante a la Habana de un grupo de jóvenes, los cuales venían de una lucha de guerra de guerrillas en la Sierra Maestra y El Escambray al oriente de Cuba. Movimiento encabezado por un joven de 32 años llamado Fidel Castro.

      Este grupo revolucionario inicialmente es anti dictatorial, contra el gobierno ilegítimo del sargento Fulgencio Batista, esta epopeya juvenil llenó de ilusiones y esperanzas a la mayor parte de los estudiantes de la América y el mundo. Y que una vez que tomaron el poder (1959) se impregnó de la ideología comunista, anti-imperialista, anti-capitalista y pro soviética. Surgieron movimientos estudiantiles que apoyaban esta propuesta ideológica e incluso se llegó a creer, con cierta ingenuidad, que se podía repetir la gesta heroica de Fidel Castro y sus barbudos y se ensayó por métodos violentos hacer de la cordillera andina desde Chile hasta México una nueva Sierra Maestra. Así se inició el proceso de la lucha armada y la insurgencia de movimientos guerrilleros como las FARC, el ELN en Colombia y los frentes guerrilleros en Venezuela. Se implementó la estrategia del “foquísmo”, pretender que: “La pradera se podía incendiar con un fósforo”. Esto llevó a una guerra de guerrillas rural y urbana donde se llegó a matar a miembros de las fuerzas policiales, uno al día, para quitarle las armas. Ocurren asaltos a bancos, secuestros y el tristemente célebre asalto al tren del Encanto, coronando la cadena de errores estratégicos y tácticos con un desembarco de tropas extranjeras por Machurucuto y Falcón para apoyar la insurgencia guerrillera venezolana. Todo este ambiente o entorno de agitación va a influir en las llamadas luchas estudiantiles de los años sesenta y setenta, unos ganados para imponer con las armas la revolución de tinte marxista y otros apoyando la política democrática y liberal auspiciada por Acción Democrática, Copei, URD y otros partidos de la época.

Triunfo de la Revolución Cubana 1° de Enero de 1959Triunfo de la Revolución Cubana, 1° de Enero de 1959.

      La primera vez que en el Tuy se hacen sentir los estudiantes fue entre el año nuevo de 1957 y el 23 de enero de 1958, los días que anteceden a la caída de Marcos Pérez Jiménez, quien venía de hacer un fraude electoral con el plebiscito del 15 de diciembre de 1957, con el cual la dictadura busca legitimarse con un Sí o un No, representados en unas tarjetas rojas y negras, legítimamente ganó el NO, pero el Consejo Supremo Electoral de la época proclamó el triunfo de Pérez Jiménez con el Sí. Quince días después se produce una rebelión militar encabezada por las Fuerzas Aéreas comandadas por general Jesús M. Castro León y de las Fuerzas Terrestres con el coronel Hugo Trejo, este movimiento fracasa y se inicia un proceso policíaco de represión masiva donde la policía política del régimen llamada La Seguridad Nacional detuvo a cientos de venezolanos y específicamente sus calabozos en Ocumare del Tuy se llenaron de tuyeros, algunos profesores del liceo Pérez Bonalde, comerciantes, chóferes, gente común, todos eran sospechosos de participar en la conspiración, lo cual motiva a los estudiantes del Pérez Bonalde a salir en la protesta pública, desafiando a la dictadura trancando calles, lanzando tachuelas para evitar la circulación de vehículos, los esbirros de “Mano e Goma”, como llamaban al jefe de la Seguridad Nacional (S.N.) en el Tuy se dedicaron a perseguir y detener a estudiantes.

      El 21 de enero, las fuerzas opositoras, organizadas en las llamadas Juntas Patrióticas que funcionaban en toda Venezuela, integradas por representantes de las llamadas fuerzas vivas, de los partidos políticos, incluido el Partido Comunista de Venezuela (PCV) llamaron a un paro general, el cual se cumplió en toda Venezuela, durante 24 horas. En Caracas el régimen cobró la vida de unos doscientos manifestantes y miles de presos, la situación se hizo insoportable y las Fuerzas Armadas, en esta oportunidad encabezada por la Marina, presionaron con el alzamiento de los buques y el dictador se fue en veloz carrera hasta el aeropuerto de la Carlota donde escapa en un avión conocido con el nombre de “La Vaca Sagrada”, en la madrugada del 23 de enero de 1958, se fue a la isla de Santo Domingo, donde lo recibe el sanguinario dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina, conocido como “Chapita” por la cantidad de condecoraciones que portaba en su uniforme, quien además le había cambiado el nombre a la capital por el de Ciudad Trujillo y había transformado a la isla en un centro de adoración y culto a su personalidad y a los miembros de su familia.

Sello del Partido Comunista de Venezuela.

Sello del Partido Comunista de Venezuela.

      La caída de Pérez Jiménez y la llegada de la democracia introdujeron nuevas formas y procedimientos de lucha entre los jóvenes, se organizan los centros de estudiantes y se inicia la primera campaña electoral estudiantil, todavía estaba funcionando el Liceo en la antigua casa del hospital de San Simón, ubicada en la llamada acera alta en la entrada de Ocumare, la primera campaña unió a todos los sectores en torno a la idea de la construcción de una nueva sede para el liceo; a comienzos del año 60 visita a los valles del Tuy el presidente Don Rómulo Betancourt y entre las pancartas de bienvenida se destacaban las que solicitaban la nueva sede para el Pérez Bonalde. El Concejo Municipal hace la solicitud formal, el señor Bernardo Echenagucia ofrece el terreno y el presidente se comprometió a realizar las obras, un año duró la construcción de la nueva sede del liceo Pérez Bonalde. En 1961 egresa la primera promoción de bachilleres, en ese mismo año se eligió el primer centro de estudiantes presidido por Fermín Luque Olivo.

Abg. Fermin Luque OlivoAbg. Fermín Luque Olivo.

     Llegó el año escolar 61-62 y el liceo no tenía mobiliario, los estudiantes manifiestan la necesidad de ocupar la nueva sede, los profesores le dan su apoyo y se realiza una mudanza muy peculiar, hecha por todos los estudiantes del liceo, pupitre a pupitre fue trasladado, hasta que unos meses más adelante el gobierno nacional envió la nueva dotación.

     En ese mismo año los sectores llamados izquierdistas y comunistas inician planes para derrocar al gobierno surgido del pacto de Punto Fijo, contrato social y alianza de gobernabilidad entre los partidos Acción Democrática, COPEI y URD, sectores obreros, empresariales, estudiantiles, iglesia en este pacto no participaron los comunistas, el sector izquierdista de AD dividió al partido a comienzos del año 60 y se sumó al proyecto del derrocamiento del gobierno por la fuerza, así surgió el MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria) el cual jugaría un papel muy importante en la fundación del movimiento guerrillero venezolano.

     A partir de enero de 1962 se acordó profundizar la lucha armada; en el Tuy se destacan algunas acciones de interés histórico: Se organiza la lucha bajo la figura de células clandestinas en las cuales militaban principalmente los jóvenes estudiantes, los cuales tenían la obligación moral de ser los primeros de sus cursos. Hay dos acciones violentas que recordamos de ese año: La voladura del gasoducto en las cercanías de la población de Quiripital y la toma del cuartel de la Guardia Nacional en Ocumare del Tuy.

    Estas acciones hechas sin coordinación, tal vez infiltrados por los cuerpos policiales, le proporcionó al gobierno el pretexto o la justificación para desatar una brutal represión, donde se buscaban culpables, fundamentalmente entre los estudiantes, médicos, profesionales, obreros y campesinos de militancia izquierdista, los más conocidos por su liderazgo fueron a dar a los calabozos de la DISIP (Dirección e Inteligencia Policial) y los sótanos de la policía de Petare, mientras tanto se desarrolló en los pueblos del Tuy un ambiente de agitación y manifestaciones estudiantiles que tuvo su momento culminante con la muerte de un estudiante del liceo Pérez Bonalde y la manifestación que terminó con varios heridos ocurrida en la plaza Bolívar de Cúa, durante las fiestas patronales. La policía disparó sin contemplaciones e indiscriminadamente, pues se decía que los manifestantes tomarían la comandancia de policía, ubicada en el palacio municipal. El gobernador del estado Miranda en ese momento era el Dr. Silva Guillen.     

     El año de 1963 un grupo numeroso de estudiantes tomó la antigua sede del hospital Dr. Osío de la calle Florida y San José de Cúa, conocido hoy como ateneo, la cual estaba desocupada, pues se acababa de construir el dispensario que popularmente se conoció como el hospitalito. El Concejo Municipal quería destinar el inmueble para hacer un mercado y los estudiantes proponían una casa cultural o instituto educativo. Así se iniciaron gestiones por parte de la Parroquia de Cúa y del señor Elías Genaro Acosta con la Electricidad de Caracas y el Dr. Zuluaga para impulsar un liceo técnico. La movilización de los estudiantes logró frenar el proyecto del mercado, una parte del local se utilizó para fundar el primer liceo de Cúa conocido con el nombre de Juan España, iniciativa de los profesores Alberti y Lucidio Álvarez, otra parte de la casa se utilizó para fundar el Ateneo de Cúa, iniciativa del Dr. Luís Caropreso Ponce. La Parroquia de Cúa se dedicó a la fundación del Centro de Formación Profesional, el cual tuvo su sede inicial en el sector Cujicito.

Profesores y participantes en el Centro de Formación Profesional de Cúa. Años 70´sProfesores y participantes en el Centro de Formación Profesional de Cúa. Años 70´s

     Los estudiantes siempre están presentes en la lucha por la justicia, en el combate a los atropellos y violaciones a los derechos humanos y en la construcción de un mundo mejor. Su vocación natural es de rebeldía y anti-estatus.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo DOSSIER

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s