Solidaridad con las mujeres palestinas

Por: Isaloren Quintero Bernal

    Desconozco la distancia, en términos de los kilómetros, que pueden separar el estado Miranda y concretamente Los Valles del Tuy con La Franja de Gaza, ese pedazo de tierra que hoy nos duele solo de pensar en sus mujeres, niñas, niños, jóvenes, ancianas y ancianos.

Niño Handala-al-awda, símbolo de la resistencia palestinaNiño Handala-al-awda, símbolo de la resistencia palestina.

      Con estupor, asombro y vergüenza vemos las brutales y sangrientas imágenes de la agresión y masacre israelí sobre el pueblo palestino. En toda confrontación armada son las mujeres, niñas y niños quienes más sufren los embates de la amenaza y la agresión. ¿Por qué, acaso se pretende soterradamente avalar la discriminación patriarcal de considerar a las mujeres, niñas y ancianas como las más débiles? No, si entendemos que la situación de vulnerabilidad no es endógena sino debido a causas exógenas que violentan y maltratan la subjetividad y condición de las mujeres.

Historia

      Las causas y orígenes de este conflicto se remontan al razonamiento histórico de ambos pueblos que sostienen tener derechos a vivir en Palestina. Si bien no es el objetivo de este artículo profundizar en dichas causas, sabemos que el antecedente más inmediato se puede ubicar con la II Guerra Mundial, cuando los judíos que nunca habían tenido un Estado propio, solo comunidades repartidas por todo el mundo, luego del Holocausto nazi, deciden con el apoyo internacional crear un país que albergará a todos los judíos del mundo escogiendo Palestina por la razón de peso histórico (¿acaso bíblica?) ya mencionada, apoyados en el sionismo como ideología para tal fin; siendo entonces que los conflictos armados entre árabes e israelíes se remontan al periodo colonial y al surgimiento de los movimientos nacionalistas en Europa y Oriente Medio desde finales del siglo XIX cuando en las provincias árabes del Imperio Otomano se gestaron dichos movimientos (i), pasando por la Primera Intifada (ii) (1987-1993), Segunda Intifada (2000-2005), la Operación Huerto (2007), Crisis de Gaza (2008), Operación Invierno Caliente (2008), Conflicto de la Franja de Gaza (20082009), Ataque a la flotilla de Gaza (2010), Operación Pilar Defensivo (2012), Enfrentamientos en los Altos del Golán (2012), Operación Margen Protector (2014), las mujeres palestinas y muy particularmente las mujeres de Gaza, se han visto sometidas a ciclos de violencia que vulneran y atentan contra todos sus derechos humanos.

      Es una crisis humana despiadada, que somete a las mujeres a situaciones extremas, donde aspectos tan elementales como el cuido de sí mismas, la protección a sus familias, heridos y enfermos, la garantía alimentaria, la educación y la movilidad están seriamente comprometidos; más aún su capacidad de desarrollo laboral, social, político, cultural, lúdico y sexual.

Invisibles no solo por el velo

     A pesar de que las Tics y redes sociales acortan esas distancias, es poco lo que sabemos de la realidad cotidiana de las mujeres en Gaza. En todos los reportes, noticias, artículos, las mujeres no aparecen salvo de manera genérica para referir alguna estadística diferencial relativas al número de víctimas, más de 2.000 muertos y 10.000 heridos, 30% son mujeres. Es todo cuanto nos refieren de ellas las grandes agencias de noticias.

      Esta invisibilización de las mujeres en Gaza, responde, también en el Oriente Próximo, al sistema patriarcal que no conoce fronteras ni religiones. Es una doble discriminación. Por un lado la agresión israelí, por el otro la invisibilización histórica del sistema patriarcal, aun más acentuado en las sociedades árabes.

      Hemos debido hurgar, buscar, afinar la lectura con los lentes de género para conocer por ejemplo los estudios realizados por dos investigadoras palestinas de La Franja de Gaza, Aitemad Muhanna y Elena Qleibo titulado “Gestionando la supervivencia: el impacto de las restricciones de movilidad israelí en las mujeres en Gaza”(iii), estudio que data del 2.008 y que hoy en las condiciones actuales seguras estamos que esas restricciones se han recrudecido e imponen a las mujeres muchos más obstáculos para la supervivencia.

Niño Handala-al-awda, símbolo de la resistencia palestina.Niño Handala-al-awda, símbolo de la resistencia palestina.

      No pretendemos un enfoque maniqueo en donde las mujeres llevan la peor parte del conflicto. Harto conocido es que las guerras, las confrontaciones y combates afectan a hombres y mujeres y deberían ser circunstancias de gran apremio para toda la humanidad. Sin embargo, las vivencias, las significaciones y re-significaciones que realizan las mujeres y que marcan la vida de las mujeres en los conflictos adquieren relevancia visto que a estas se les sigue asignando roles de reproducción aún en medio de tan difíciles realidades.

     Las guerras no eliminan las tareas de supervivencia sino que, al revés, las hacen mucho más precarias de modo que en las contiendas las mujeres tienen que ocuparse constantemente de ellas. (…) Durante las guerras las mujeres, por estarles atribuido socialmente el cuidado del vivir cotidiano, se enfrentan diariamente a esta tarea que consume su tiempo, sus energías y en ocasiones hasta su vida.(iv)

      Y así en ese empeño de visibilizar a las mujeres y hermanas palestinas hurgando aquí y allá encontramos el verbo potente y digno de Rafeef Ziadah, una mujer periodista y poeta palestina quien le puso tonalidades a su ira(v) para responder una insolente pregunta y gritar al mundo Nosotros enseñamos vida señor (vi). Con igual fuerza la voz de mujer refugiada de Suheir Hammad que en su poema Ruptura en Racimo nos habla de las pérdidas desde el alma de ser mujer:

      Una mujer pierde 15, puede que 20, miembros de su familia. Una mujer pierde seis. Una mujer pierde su cabeza. Una mujer busca en los escombros. Una mujer se alimenta de basura. Una mujer se pega un tiro en la cara. Una mujer le pega un tiro a su marido. Una mujer se amarra. Una mujer da a luz a un bebé. Una mujer da a luz a las fronteras. Una mujer ya no cree que el amor la encontrará algún día. Una mujer no lo creyó nunca. (vii)

      Cierro esta búsqueda conociendo a Farah Baker, una joven adolescente palestina de 16 años, quien escribe, no en su Diario, sino en su cuenta de twitter todo cuanto ve, oye y siente en su casa ubicada en Gaza.

Solidaridad Matria

      Y desde aquí, las mujeres mirandinas y tuyeras, desde la distancia que nos acerca y nos hace reconocernos mujeres con derecho a la autodeterminación y emancipación, sin comprender muy bien las “razones” históricas, territoriales, políticas, diplomáticas, militares, económicas y religiosas, en definitiva patriarcales, de Israel sobre el estado de Palestina, vaya nuestro reconocimiento y solidaridad para todas las mujeres de Gaza, que con dignidad enfrentan la vida y se llenan de esperanzas para soñar con un territorio libre y seguro, en donde las mujeres no sean como dijo Montserrat Galcerán “el último testigo de lo sucedido”.

Referencias:
(i) Conflicto Palestino: El origen y el desarrollo del conflicto. http://palestinalibre.org/articulo.php?a=13475
(ii) Intifada: en árabe significa ‘levantar la cabeza’. Rebelión del pueblo palestino contra la ocupación israelí.
(iii) Muhanna Aitemad; Qleibo Elena. Gestionando la supervivencia: el impacto de las restricciones de movilidad israelí en las mujeres en Gaza. Enfoque la Franja de Gaza. http://www.mujerespalestinas.es/guia-didactica/por-localizacion-geografica/gaza/article/gestionando-la-supervivencia-el

(iv) Galcerán Huguet, Montserrat. Dolor y Guerra. Las Mujeres. En La Academia y la guerra. Cuaderno de Materiales N° 19.
http://www.filosofia.net/materiales/num/num19/dolor.htm

(v) Poema Las tonalidades de la ira. https://www.youtube.com/watch?v=nVbXfnTDwQ0

(vi) Poema Nosotros enseñamos vida señor https://www.youtube.com/watch?v=neYO0kJ-6XQ

(vii) Poema Ruptura en Racimo  http://www.palesNiño Handala-al-awda, símbolo de la resistencia palestina. Autor Naji-Al-Alitinalibre.org/articulo.php?a=43792

Ilustraciones del Dibujante palestino Naji-Al-Ali (1936-1987) asesinado en Londres, fue el creador del niño Palestino Handala, símbolo de la resistencia palestina.

Nota: Un resumen de este artículo fue publicado en el Correo del Orinoco, el 29 de agosto de 2014, Nº 1780, año 5, pág Nº 18.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Desde la Matria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s