DOSSIER 7.1: De leyendas y mitos a crónicas e historias

Por: Iván López Calero

    En la mayoría de los pueblos o comunidades del planeta existen cuentos, mitos o leyendas surgidas tal vez de hechos reales, históricos o producto de la fantasía colectiva o de algunos de los pobladores de esos lugares, que se repiten de generación en generación y que en ocasiones llenan de asombro y credulidad a sus pobladores, dando un sitial de marcada importancia a lo transmitido o incluso dotándolo de un aura mágica que fomenta a su vez temores, rechazos o cultos a esos hechos, personajes o entornos geográficos.

     Si se busca un referente de hechos, personajes y espacios que han asumido esas características antes citadas, se puede tomar la mitología nórdica, la romana o la misma griega, donde en regiones bien demarcadas y partiendo de conjuntos de seres definidos como dioses y semidioses entre otros, han influido (ya de forma positiva o negativa, según los casos) en las poblaciones y generaciones posteriores al surgimiento de esos mitos, creando cultos, religiones, temores y transformándose al mismo tiempo en la crónica y en la historia de esos pueblos e incluso de los países, fijando costumbres, tradiciones, ritos entre otros, construyendo así hasta la identidad misma del país, llegando en algunos casos estas a ser usadas para provecho económico de la región, producto de la comercialización turística y de mercados de tales historias, crónicas, leyendas o mitologías. 

Atlas sosteniendo al Mundo - Obra de Boris Vallejo, año 1986Atlas sosteniendo al Mundo – Obra de Boris Vallejo, año 1986

     En Venezuela son muchas las leyendas que tienen su origen en aspectos históricos y otras en el reino de lo mágico y sobrenatural, leyendas como las de el Taita Boves, Dionisio Cisneros o Guardajumo, tienen antecedentes históricos enraizados a hechos como la independencia o los conflictos armados posteriores a esta, donde se documenta la existencia de estos personajes, pero que luego se han visto magnificadas por la suma grandilocuente del imaginario de los pueblos y algún que otro escritor literato que los llevó al grado de leyendas, así también las leyendas del reino mágico como la Sayona o el Silbón que tienen su origen en supuestos hechos cotidianos vinculados a la “moral” o comportamiento de la vida en sociedad y que a ciencia cierta nadie sabe en qué lugar específico acontecieron o si los personajes involucrados realmente existieron, resumiendo, surgieron del imaginario individual y han sido magnificados por el colectivo, tal vez de hechos reales o no, pero que hoy día sin importar ese origen real o mágico, mantienen una férrea vigencia en la mente de la gran mayoría de los venezolanos que las cuentan y dan por ciertas.

Imagen fabulada de El Silbon, tomada de www.leyendasurbanas.comImagen fabulada de El Silbón, tomada de http://www.leyendasurbanas.com

     Particularmente en la región de los Valles del Tuy, específicamente en Ocumare, Municipio Tomás Lander, desde comienzos del siglo XIX (aunque algunos afirman que desde la época colonial) se transmite, cuenta, o narra un conjunto de tradiciones orales o leyendas a cerca de un hombre encantado, de nombre Mauricio, es decir un hombre hechizado, embrujado o cautivo por poderes sobrenaturales, generalmente a este tipo de seres encantados se le atribuyen poderes sobrenaturales que pueden ser de índole maligna o benigna, en el caso de la leyenda de Mauricio este ser u hombre encantado ejerce poderes benignos en pro de la preservación ambiental.

     Pero ¿es la leyenda de Mauricio el encantado una crónica? Pues no, una leyenda siempre será una leyenda, debido a que está ligada siempre a un elemento sobrenatural preciso y se centra en la integración de este elemento en el mundo real o a la historia de la comunidad a la cual pertenece y que además se desarrolla habitualmente en un lugar y un tiempo preciso y real, aunque aparecen en ellas elementos ficticios, por ejemplo, criaturas de otras dimensiones o mundos, o con poderes extraordinarios.

     Pero los hechos que se han suscitado alrededor de la leyenda han sumado eventos que con el paso del tiempo sí se han convertido en crónicas, en historias que los pobladores reconocen como suyas y que los identifica, lo primero que ha influido en esto es el tiempo que se conoce la leyenda, desde aproximadamente comienzos del siglo XIX, otro factor es que no solo se cuenta en Ocumare, sino que se encuentran expresiones orales y escritos de la leyenda o eventos sobre Mauricio en Yare, Cúa y en pueblos de la serranía del interior como Quiripital, los Cajones y otros pueblos hoy ya desaparecidos de la misma serranía como Río de Piedras, Los Mangos, (en Guatopo, sección de Ocumare) El Copey, Las Minas (en Guatopo sección de Santa Teresa del Tuy) y que nos llegan por los pobladores que habitaron en ellos hasta 1958 y que fueron integrados a los otros pueblos del Tuy.

     La leyenda de Mauricio el encantado ha trascendido y se ha fortalecido, primero, justo por el relato de persona a persona que la ha mantenido viva hasta nuestros días, luego porque el imaginario colectivo ha vinculado a la leyenda y al personaje a un lugar real La Cueva del Peñón dotándola de esta manera de un espacio físico para palparla o vivificarla a través de un sitio real.

Mauricio El encantado, carboncillo sobre papel, dibujo de Ygnacio José Guzmán Meneses, año 2014Mauricio El encantado, carboncillo sobre papel, dibujo de Ygnacio José Guzmán Meneses, año 2014

     Debemos añadir que los pueblos del Tuy se identifican hoy más que nunca con la leyenda de Mauricio y esto lo vemos reflejado por ejemplo en la literatura, gracias a algunos escritores como Juan Alberto Paz, poeta de Ocumare, el profesor Manuel Vicente Monasterios de Cúa, el cronista de Baruta Juan de Dios Sánchez (ya fallecido), el poeta Isaac Morales Fernández de Santa Teresa del Tuy, los cuales han realizado trabajos tipo relato de la tradición oral o entrevistas fabuladas en torno a la figura de Mauricio, aspecto que ha contribuido a difundir aún más la leyenda en el valle del Tuy y al resto del país, incluso el Poeta Francisco Cádiz de Yare, ha dedicado todo un libro de poesías y décimas al famoso personaje, aludiendo a sus cualidades de protector de animales, de la vegetación y de la humanidad, así como destacando aspectos importantes de la leyenda.

     La Leyenda de Mauricio ha influenciado la creatividad y ha llevado a algunos escultores y pintores a realizar expresiones plásticas del personaje, tal es el caso de Ely Herrera e Ygnacio Guzmán, escultores y pintores Ocumareños que han realizado tallas en gres y madera, algunos dibujos o estudios para pinturas, o también ha influenciado expresiones musicales como el caso de la Canción Mauricio del músico tocuyano Gromaskys Lameda en su paso por Ocumare del Tuy; la leyenda ha inspirado al cine, pues se han hecho documentales como Mauricio, el encanto del Tuy, Ocumare y Charallave, Edo. Miranda, producción del Cenit (Centro Nacional de Innovación Tecnológica) donde se entrevista a personajes como Lucila Cisneros enfermera de Charallave del Tuy, a Cipriano Alberto Moreno Docente, escritor y poeta, y a Francisco Cádiz poeta, entre otros vecinos de los pueblos de Ocumare y Charallave, donde cada cual aporta lo aprendido de su ancestralidad o incluso refiriendo anécdotas personales.

     Además se puede referir el documental Monumento Natural Cueva de El Peñón, del mismo Cenit, donde se documenta la importante Cueva de El Peñón lugar comúnmente asociado a Mauricio y que muchos la llaman la Cueva de Mauricio, en este documental participa el espeleólogo Teobaldo Alvarado persona encargada de la protección y cuidado de ese lugar y que explica la importancia de la misma como espacio de estudios de espeleología, mineralogía, entre otras disciplinas y el vínculo que la población ha asociado con la leyenda de Mauricio.

Mauricio en el pozo de La Güamita, Ocumare del Tuy, imagen tomada del documental El Encanto Mauricio, de Miguel Ángel Leal, año 2009.Mauricio en el pozo de La Güamita, Ocumare del Tuy, imagen tomada del documental “El Encanto Mauricio”, de Miguel Ángel Leal, año 2009.

     Este conjunto de expresiones orales, plásticas, literarias, musicales, entre otras han contribuido a fijar la leyenda y la presencia de Mauricio en la psiquis de los pobladores, de una forma tan arraigada, que hoy día incluso hasta manifestaciones religiosas o rituales se han podido registrar, pues en las inmediaciones de La Cueva del Peñón, (e incluso dentro) se han encontrado altares rituales, con ofrendas de velas, flores y frutas dedicados a Mauricio el encantado.

     Se observa pues de lo antes narrado que de una leyenda (que aún sigue siendo leyenda) se han creado una serie de manifestaciones y de interacciones humanas o sobrenaturales donde ese devenir de los hombres ha producido sus propias anécdotas y crónicas entorno al núcleo central de la misma y de un lugar o espacio físico que influye, que da sentido de pertenencia e identifica a un pueblo y una región con su ancestralidad y sus tradiciones culturales.

     Pero se vuelve aún más interesante la característica de reflexión ambientalista que encierra la leyenda, pues Mauricio es un protector del medio ambiente y hoy más que nunca esa característica toma mayor fuerza debido a nuestra forma de vida destructiva de ecosistemas, tal vez allí este el centro del por qué seguir difundiendo esta leyenda y fortaleciéndola a través de todas las manifestaciones posibles, y darla a conocer a las actuales y nuevas generaciones.

Deja un comentario

Archivado bajo DOSSIER

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s