Editorial Revista Matria Nº 6

Por: Arturo Lev Álvarez

    Los aniversarios hay que festejarlos y más cuando vienen acompañados de conmemoraciones históricas bicentenarias. En el caso del grupo de investigación de revista Matria nos complace celebrar junto a los lectores y colaboradores el primer año de vida de la revista, tratando de cumplir con las expectativas creadas desde aquel primer número en mayo de 2013.

     El aniversario lo celebramos con esta publicación Nº6 de la revista, cumpliendo así la meta de la edición bimensual, que tanto esfuerzo y sacrificio ha costado por parte del colectivo de investigación. La satisfacción está en saber que la revista ha abierto diálogos y debates tanto en los valles del Tuy como fuera de la región.     Sobre el bicentenario es importante citar tres de suma importancia para los tuyeros en 1814: el primero es el de la “Batalla de la Victoria”, representa en la historia nacional y regional el episodio que levanta los ánimos de los patriotas ante las huestes de Boves que sitiaban a los insurgentes, es José Félix Ribas que junto a jóvenes estudiantes se enfrenta y gana la batalla para después asistir en la ayuda de los Valles del Tuy siguiendo las órdenes de Simón Bolívar; el segundo son las batallas que se libran en los Valles del Tuy para controlar la región más cercana a Caracas y que demuestra la importancia geoestratégica del Tuy por su cercanía a la capital y de tierra fértil productora de alimentos para los mantuanos de Caracas.

     Por otro lado, es el bicentenario del fallecimiento del abogado, político y prócer de la independencia Francisco Silvestre Espejo Caamaño, nacido en Santa Lucía del Tuy, que se destacó durante el proceso de la Independencia por luchar activamente en favor de la causa republicana, aunque inicialmente fue fiscal de la Real Audiencia al servicio de los realistas en el proceso contra Gual y España, fue miembro de la Junta Patriótica y del segundo Triunvirato, presidente de la Corte Suprema y gobernador de Valencia, es hecho prisionero por el ejército realista, y fue fusilado por orden de José Tomás Boves, en la plaza mayor de Valencia. Santa Lucía debería llevar su nombre como epónimo y tenemos la deuda histórica de llevar sus restos a reposar en el Panteón Nacional.

     Para finalizar, este número aniversario también rinde honor al Presidente Húgo Chávez que forma parte de la historia inmediata de Venezuela y Latinoamérica, es por ello que publicamos tres artículos críticos sobre el legado dejado por el Presidente Chávez, a cargo del sociólogo argentino-venezolano Dr. Húgo Calello, el historiador Dr. Juan Romero y el periodista, político y escritor Modesto Emilio Guerrero.

Deja un comentario

Archivado bajo Editorial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s