La libranza misteriosa de Simón Bolívar, elucubraciones en torno a un conflicto cortesano.

Por: Alejandro Cardozo Uzcátegui

Dr. en Historia Universidad del País Vasco.

    Poco o nada sabemos de Bolívar desde su llegada en 1802 a Caracas hasta una carta de protesta a finales de ese año. En el calor de la investigación hemos encontrado en el Archivo General de Indias, en Sevilla, una colección documental donde aparece una operación económica de Simón Bolívar en 1802, una libranza «de veinte mil pesos fuertes en plata ú oro». Llama poderosamente la atención la cantidad de dinero que Bolívar gira y manda a «pagar en la Tesorería de Cádiz a la Orden del Excelentísimo Señor Ministro de Hacienda de España e Yndias… en plata ú oro y no en Vales Reales». Se pague en «plata ú oro» y «no en vales reales», es decir que sea en efectivo, en metálico y no en algo muy similar a los actuales bonos de la deuda pública.

     Veinte mil pesos equivalía a 540 kilogramos de plata en monedas, nada menos que más de media tonelada de plata. Para hacernos la idea: una buena hacienda de cacao producía una renta media anual de cinco mil pesos fuertes, es decir, Bolívar, de un plumazo, estaba girando un capital equivalente a cuatro años de producción sostenida de una hacienda de cacao en plena capacidad. En nuestra investigación tenemos una carta del célebre Intendente de Caracas, Francisco de Saavedra, donde informaba al Consejo de Indias que era difícil encontrar una familia de ricos mantuanos caraqueños que lograra reunir 30.000 pesos fuertes.

    Este documento es una libranza que Bolívar gira desde Caracas. Podríamos hacer una similitud con los cheques de hoy. Fue firmado por Baltasar Padrón, administrador general de la Renta del Tabaco (que en este caso fungiría como banco emisor del “cheque”) y autorizado por el intendente de entonces, Antonio López Quintana. La libranza puntualiza que sea Nicolás de Sarachaga del Comercio de Bilbao el beneficiario del dinero (un renombrado comerciante de la villa bilbaína de la época, cuyo capital oscilaba los 100.000 pesos fuertes). El secretario del Despacho Universal de Hacienda de España e Indias, Miguel Cayetano Soler, autorizaba el trámite final del pago a nombre de Sarachaga, al quien le llegaría el monto en metálico, en «plata ú oro». La Real Renta del Tabaco aprobó el “préstamo” o el giro a Bolívar, y se hizo efectivo en la Tesorería de Cádiz.

     Contextualicemos entonces este documento: Bolívar llega a La Guaira, con su esposa Teresa Rodríguez del Toro en julio, después de haber pasado aproximadamente tres años en Europa (1799-1802). De esos tres años, uno entero estuvo en el norte español y Francia: Bilbao, Santander, Bayona, Burdeos, París y Amiens. Y a finales de 1802 se casa en Madrid. Sumado todo este itinerario de viaje, suponiendo que disfrutara la mejor vida posible (comer y beber lo mejor de lo mejor, ostentosos bailes, tertulias con la aristocracia local, regalos a su prometida y a toda su familia…) sigue siendo veinte mil pesos fuertes una cantidad desproporcionada.

Anverso de la Libranza emitida por Simón Bolívarel año de 1802 desde Caracas, a favor de Nicolás de Sarachaga del Comercio de Bilbao.     Posiblemente se trataba de una deuda, sin embargo, es una incógnita dada la época y el personaje. De mis últimas investigaciones nos surge una teoría. En 1800 el tío más cercano de Bolívar, Esteban Palacios, fue hecho prisionero como consecuencia de la revancha política en contra de los caraqueños del «círculo de Saavedra», una suerte de lobby en la convulsa corte de Carlos IV, protegidos por el antiguo intendente de Caracas Francisco de Saavedra, ahora víctima del favorito de los reyes, el cuasi-valido Manuel Godoy. Asimismo fueron víctimas de esa persecución política el cortesano caraqueño marqués de Uztáriz, Pedro Palacios, y en entre otros más, el mismo Bolívar. No es arriesgado suponer que esa cantidad de dinero la girara Bolívar para ayudar a su tío caído en desgracia cortesana (para gestionarle procuradores, abogados…) pues en la misma colección documental hemos encontrado una libranza del mismo año girada por Feliciano Palacios (hermano de Esteban) de 10.000 pesos fuertes para pagar también en «plata ú oro» a favor de los señores Muñoz y López del comercio de Cádiz; también hallamos otra operación similar de principios del año siguiente, de Francisco Palacios (otro hermano) esta vez a favor del suegro de Bolívar en Madrid, Bernardo del Toro, por 10.000 pesos fuertes.  

     Girar tanto dinero cuarenta mil pesos fuertes de parte de Bolívar y su familia, es muy sugerente. Acaso era la libertad del tío más querido de Simón Bolívar la que estaba en juego. Esteban Palacios fue quien les abrió las puertas de la corte a su dilecto sobrino Bolívar y a otros parientes. También puede tratarse simplemente de que estamos observando la dinámica económica de una de las familias más poderosas de Venezuela, los mantuanos, patricios de Caracas que llegado el momento, una buena parte de ellos será artífice de la Independencia desde su concepción teórica hasta las consecuencias prácticas que supusieron casi quince años de guerra para la emancipación. 

    Simón Bolívar sigue siendo un reto para los historiadores venezolanos. No se piense jamás que su biografía definitiva ya fue escrita. Seguir aportando a su memoria, es aportar a la memoria histórica colectiva de Venezuela.

Reverso de la Libranza emitida por Simón Bolívarel año de 1802 desde Caracas, a favor de Nicolás de Sarachaga del Comercio de Bilbao.

Transcripción del documento

El Intendente Interino de Ejército de Caracas
Excelentísimo Señor
     [Al margen izquierdo] Dirige libranza de veinte mil pesos que de los productos de la renta de Tabaco ha recibido Don Simón de Bolívar.
     Acompaño a V.E. libranza de veinte mil pesos que de los productos de la Renta del Tabaco ha recibido la Administración General del ramo en esta capital Don Simón de Bolívar quien la ha tirado contra D. Nicolás de Sarachaga del Comercio de Bilbao a pagarlos a los cuatro meses de vista en plaza, el dicho sin descuento alguno y no en Vales Reales a fin de V.E. se sirva disponer se verifique el cobro luego que se cumpla el plazo, y que se me de aviso para noticia y resguardo.
     En virtud de esta mi segunda Libranza, no habiendo verificado por la primera ni tercera, y á los quatro meses de vista, se servirá V. mandar pagar en la Tesorería de Cádiz á la Orden del Excelentísimo Señor Ministro de Hacienda de España é Yndias la Cantidad de Veinte mil pesos fuertes en plata ú oro, sin descuento alguno, y no en Vales Reales; por otros tantos que consecuente á orden del Señor Intendente de 30 de julio último, he recibido del Señor Administrador General de la Real Renta de Tabaco Dr. Dn. Baltazar Padrón, como correspondientes á este ramo; cuya cantidad dejo acreditada á V. en cuenta, como se lo aviso en esta misma fecha.
                       Dios guarde á V. muchos años Caracas 2 de Agosto de 1802
                                        Simón Bolívar
                        Sr. Dn. Nicolás de Sarachaga del Comercio de Bilbao.

Detalle de la firma de Bolívar en 1802

Ver:  Cardozo Uzcátegui, Alejandro. “El año velado de Simón Bolívar. Bilbao: 1801-1802. Bilbao, Diputación Foral de Bizkaia, 2010 y Cardozo Uzcátegui, Alejandro. “Simón Bolívar y Bilbao: el hombre antes del héroe”. Vitoria-Gasteiz, 2012.

Deja un comentario

Archivado bajo Otras Matrias, Otras Historias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s