Dr. Francisco Espejo: Un revolucionario hombre de leyes

Por Juan M. Carrasco D.

Prócer luciteño Dr. Francisco Espejo

Prócer luciteño Dr. Francisco Espejo. Retrato por Julio E. Cortéz.

“Habló esa noche (Francisco) Espejo, alma de la Sociedad (Patriótica), abogado audaz e instruido, ensimismado y fecundo, cuyos modales graves, voz sonora, y estilo abundante y enfático gustaban a la multitud. Lleno de Mably y de Rousseau, Espejo se complacía en doctrinas metafísicas y generales.” Tal es la fugaz descripción que hace el periodista, escritor y educador venezolano del siglo XIX, Juan Vicente González, en su “Biografía de José Félix Ribas”, del ilustre hijo de Santa Lucía, el prócer y primer presidente en turno de la 2da Républica, Dr. Francisco Silvestre Espejo Caamaño.

Este prominente hombre de leyes e ideólogo, junto a los también próceres de la independencia criolla Juan Germán Roscio y Miguel José Sánz, del proceso político que desencadenó en el 19 de abril de 1810, nació entre el 8 y 16 de abril de 1758, en una Santa Lucía recién re-fundada por el presbítero Marcos Reyes Cueto. Vino al mundo -muy difundido hoy en día- en una de las haciendas que su padre, Francisco Espejo, poseía en esta población, hacia el hoy sector de Siquire. Creció al lado de sus dos hermanos, Ramón y Micaela, comenzando sus estudios primarios en su pueblo natal. En el año de 1775 obtiene el grado de Bachiller en Artes en la Real y Pontificia Universidad de Caracas. Seis años más tarde, el 30 de abril de 1781, alcanza el título de Licenciado en Derecho Civil, en la misma casa de estudios.

Fue uno de los fundadores del Colegio de Abogados de Caracas y tesorero de su primera Junta Directiva el 17 de agosto de 1788, y en asamblea celebrada el 13 de septiembre de 1791 fue electo decano de dicho cuerpo colegiado; como tal le correspondió presidir la sesión solemne de su instalación definitiva en 1792. De sus propias declaraciones, durante la causa de infidencia que se le siguió en 1812, se puede conocer su actuación pública entre 1797 y el 19 de abril de 1810: fiscal de la Real Audiencia, comisionado para realizar la instrucción en la causa seguida contra la Conspiración de Gual y España; participó en el proceso seguido en 1798 contra unos franceses revolucionarios en Maracaibo; actuó de fiscal militar contra Francisco de Miranda cuando su invasión a Coro en 1806; en 1808 como fiscal de la Real Audiencia, se opone al movimiento de los caraqueños que pretendía asumir cierta autonomía a propósito de los sucesos de España; fue relator de la Junta Superior de la Real Hacienda, y el 19 de abril de 1810, asistió como oidor de la Real Audiencia al acto del Jueves Santo en compañía del capitán general Vicente de Emparan y Orbe, correspondiéndole firmar el acta de destitución de éste y la de la constitución del nuevo gobierno republicano.

Retirado a sus labores profesionales, fue nombrado miembro del Tribunal de Vigilancia en Caracas. Actuó como fiscal de la causa seguida contra los implicados en el movimiento contrarrevolucionario de los hermanos González de Linares, denunciado en 1810. Desde entonces, se incorpora al movimiento emancipador: el 28 de marzo de 1811 fue electo presidente de la Alta Corte de Justicia; el 19 de abril, con motivo del primer aniversario independentista, recorrió las calles de la ciudad y en la plazoleta de Santa Rosalía explicó al pueblo el significado histórico de la fecha; el 11 de julio le correspondió actuar como juez sentenciador de los implicados en la fracasada contrarrevolución de los isleños; el 25 de septiembre fue comisionado por el Congreso Nacional como gobernador de Barcelona donde redactó su reglamento electoral y el proyecto de Constitución de esa provincia; a su regreso a Caracas, el 21 de marzo de 1812, fue electo miembro del Poder Ejecutivo y como integrante del Segundo Triunvirato, llegó a ejercer la Presidencia de la República; se mantuvo en este cargo hasta el 25 de julio de 1812, fecha de la capitulación de Francisco de Miranda.

En junio de 1812 había promulgado la ley marcial y más tarde, junto con Juan Germán Roscio y otros funcionarios, aprobó la idea de negociar una capitulación; pero al ser desconocida ésta, fue detenido en La Victoria el 14 de agosto de 1812 por denuncia del marqués de Casa León y remitido al castillo de Puerto Cabello donde permaneció hasta abril de 1813, cuando fue trasladado a Valencia y sometido a juicio por causa de infidencia que se le seguía desde el 7 de noviembre de 1812. Sobreseído su caso con fecha 5 de julio de 1813, es liberado y se ordena el desembargo de sus bienes. A raíz de la Campaña Admirable, Simón Bolívar lo nombra gobernador civil de Valencia, ciudad que fue sitiada desde el 28 de marzo de 1814 hasta el 9 de julio del mismo año, cuando se firmó la capitulación que fue violada por José Tomás Boves, quien lo apresó y ordenó su fusilamiento en la plaza Mayor de Valencia, el 15 de julio de 1814, a la edad de 56 años. Había hecho testamento a favor de sus hermanos Ramón y Micaela, pues no se le conocieron descendientes.

Para ampliar visite www.tucuy.wordpress.com o www.apuntesdehistorialocal.wordpress.com

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s