Archivo de la etiqueta: Revista MATRIA

Un domingo verde

Por: Edgar Rivero

     “Un domingo verde se asomó por la ventana, con olor a viaje, con el olor del sancocho entre familiares, día de recorrer estos Valles eternos de mi infancia en el carro de papá, el frescor de la mañana acariciando mi cara con sutileza y ante mis ojos, un paisaje que se muestra con todo su esplendor lleno de una vegetación hermosa y huellas de historias gloriosas.”

Embalse del Lagartijo, Yare,  Valles del Tuy

Embalse del Lagartijo, Yare, Valles del Tuy,  foto de Gladys Zambrano.

     Aún recuerdo como cada domingo nos llevaban a esos parajes que el Valle del Tuy a veces suele esconder entre sus caminos, vía San Francisco de Yare nos desviábamos hacia Tocorón rumbo al Parque El Lagartijo a pasar un buen domingo en familia y nosotros claro, disfrutando de la piscina, para mi esas rutas que van desde Tocorón hacia Ocumare del Tuy tienen algo de mágico, son caminos que muy pocas personas conocen ya que la mayoría transitan siempre las vías principales, es como ver la cara más rural del Tuy. A veces podiamos desviarnos hacia La Aguada cerca también de Yare, donde tenemos familiares.

     Siempre que pasábamos por Yare a mi padre se le oía decir que ¡todo ese valle había sido del Libertador Simón Bolívar! lo decía con mucho orgullo como buen tuyero que era, lo que creo que mi viejo no sabía era que los Bolívar eran dueños de casi todo los Valles del Tuy y de un poco más allá.

     Mi viejo creía mucho en curanderos, a veces solíamos ir hacia Las Ollas un asentamiento campesino entre Ocumare y Cúa, vía a El Rodeo si mal no recuerdo, la carretera era de tierra e íbamos siempre en Jeep, después de un largo trecho de donde se podía ver pequeñas cascadas y quebradas, subíamos por unas escaleras esculpidas en tierra hasta llegar a una casa de bahareque donde vivía el curandero, a veces cuando llovía, mi primo y yo hacíamos diques y jugábamos con el agua de lluvia que llenaba los surcos que estaban alrededor de dicha casa, luego subíamos un cerrito más arriba y almorzábamos pan con jamón y queso que mi madre preparaba.

     Cuando pasábamos por Las Mercedes de Cúa, mi padre decía: “por aquí se voltio una carreta llena de negros” y por supuesto que uno se sorprendía de lo que decía y más cuando veías que la mayoría de los pobladores de ese lugar, son afrodecendientes, lo cierto es que por esos predios existía una hacienda llamada “El Murciélago” y el dueño de dicha hacienda en época colonial era tratante negrero, compraba negros y luego los revendía.

     Otra ruta era cuando íbamos hacia San Casimiro o hacia Camatagua, ambas poblaciones del Edo Aragua, a veces tomaba la ruta que va desde Ocumare hacia la Colonia Mendoza y de allí nuevamente tomábamos la ruta hacia Aragua, nos deteníamos siempre a comprar chicharrón, pero luego de comprarlo nos deteníamos más adelante a la orilla de la carretera en algún sitio tranquilo para comer en paz sin mucho alboroto.

     Una vez de regreso de los valles aragüeños por allá en el año de 1984, yo estaba con el empeño de que se detuvieran en un sitio donde decían que se aparecía la Virgen, se detuvieron sin muchas ganas, cruzamos un tronco para poder atravesar el río (si mal no recuerdo, había un tronco y si no es así perdonen, de vez en cuando la memoria nos hace una mala jugada) y así subir hacia la explanada donde había una humilde capilla improvisada y al lado izquierdo una imagen de la Virgen de Lourdes y una hermosa cascada de donde la gente se lavaba y bebía agua, mis viejos se hicieron muy asiduos al hoy Santuario de la Virgen Reconciliadora de los Pueblos.

     De vuelta a casa, al atardecer, al pasar nuevamente por San Francisco de Yare, mi padre decía orgulloso: ¡Simón Bolívar no nació en Caracas, nació en Yare!

Deja un comentario

Archivado bajo Anécdotas del Tuy

El bloqueo a las costas; una particular guerrita coercitiva contra Venezuela (1902 – 1903)

Por: Antonio Delgado

     Entre diciembre de 1902 y febrero de 1903, las costas venezolanas fueron escenario de una acción militar punitiva, llevada a cabo por las potencias europeas Alemania, Reino Unido (Inglaterra), Italia y Holanda, bajo la mirada complaciente de los Estados Unidos. Se puede afirmar, que la crisis naval tuvo sus orígenes en dos contextos diferentes pero interdependientes. El primero, era la situación internacional que se hizo patente en las contradicciones interimperialistas por el control de áreas de influencia geoeconómicas; el segundo, las particularidades de la realidad venezolana: los empréstitos bancarios otorgados a la república durante las últimas décadas del siglo XIX.

Escuadra alemana en costas de Venezuela, obra de Willy Stower, año 1902. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Gran Nacional

Celia Bosque de Graterol, un recuerdo que no olvidarán

Por Isaloren Quintero Bernal.

     Pasar de ser una persona común a ser un ‘personaje’ supone al menos unos requisitos mínimos: que la gente sepa quién eres por tus propios méritos, conocer y que te conozcan en toda la extensión del territorio en el que inciden tus acciones, hacerse respetar con un liderazgo sensible y sencillo, gozar del afecto de propios y extraños. Todos ellos los cumple Doña Celia Bosque de Graterol a quien no le gusta que a sus 88 años le llamemos Doña, sino simplemente Celia.

      De Celia es mucho lo que puede decirse. Una mujer que supo combinar la sensibilidad y la afectuosidad con el carácter y el temple necesario para incursionar en la política, un territorio que en su época y en la nuestra sigue siendo del dominio y preeminencia masculina. 

     Así, que una mujer haya logrado ocupar cargos importantes en la dinámica política como  Concejala, Presidenta del Consejo Municipal, Presidenta del Partido en el Municipio, Jefa de la Sección de Timbres Fiscales del Ministerio de Hacienda, Presidenta de la Liga de Voleibol, Prefecta, cuando aún no se hablaba ni por asomo de igualdad de género, de igualdad de oportunidades, de equidad de género, debió ser, más que por benevolencia de sus jefes y patriarcas políticos, por verdaderas condiciones de esta aguerrida mujer luchadora que durante décadas se ocupó de los asuntos civiles, políticos y cotidianos de nuestro municipio. 

      Por eso ante la pregunta ‘qué representaba ser mujer en el ejercicio de los diferentes cargos que ejerció’ nos responde decidida: valor, valor nada más, porque hay que tener valor para trabajar en todo eso (…) y la constancia, tomar en cuenta a la gente, oír a la gente”[1].

       Celia nació el último día del año 1.925 en la Parroquia Candelaria de Caracas y no fue sino hasta la edad de 34 años que piso suelo ocumareño con sus cuatro hijos – hoy por desgracia solo viven tres de ellos – su esposo y una designación bajo el brazo para trabajar como Ecónoma del Grupo Escolar Miranda en el año 1959, después de haber recorridos unos cuantos lugares por trabajo y su accionar político en el Partido Social Cristiano Copei del cual es fundadora y en el que se mantiene con una militancia activa aun en las condiciones de su existencia. 

      Sus inicios en la política ocurrieron por su espíritu innato para la indagación, la socialización, el servicio a las y los más necesitados, su incansable capacidad de trabajo, su capacidad de anteceder los acontecimientos, su solidaridad y espíritu de servicio. 

      En nuestro municipio durante 15 años desde 1.989 hasta 2.004, dos periodos del gobierno de Arnaldo Arocha y dos periodos y medio del gobierno de Enrique Mendoza, se desempeñó como Prefecta, cargo que era designado directamente por el Gobernador del Estado. Celia fue testigo presencial y máxima autoridad de cuanto matrimonio, presentación de niñas, niños, actas de defunción, arbitro en conflictos tan pintoresco como la muerte del conejo de un vecino por otro que no se negaba a pagarlo pero aquel quería era “su conejo”, hasta asuntos de extremo cuidado como la presentación de personas que habían cometido delitos mayores. Ante todos ellos Celia mantenía la misma calma y la misma convicción: realizar su trabajo sin amilanarse ante nadie. “siempre digna y constante chica”[2].

      En estos tiempos, cuando la política para algunos pareciera ser un instrumento de uso personal para obtener beneficio, lucro o prestigio, el ejemplo de Celia Bosque de Graterol es digno de rescatar. Humilde, sencilla, incorruptible, sabia de la política, franca y llana de palabras, sagaz y profunda en el análisis de las circunstancia aun cuando la visión sensorial le falte en el ocaso de sus años, el olfato político se agudiza en su humilde vivienda de la urbanización Parosca donde vive y recibe aun a personas “para darles aunque sea un consejo”[3] y algunos que intentan ser personajes de una historia que ella atestigua con la tristeza ante la pérdida de un hijo, pero la voluntad de seguir viviendo para que su nombre sea “un recuerdo que nunca olvidaran”[4].

[1] Testimonio: Celia Bosque de Graterol, 88 años, política, madre, vecina de la Urb. Parosca, Ocumare del Tuy, municipio Tomas Lander, entrevista 12 de noviembre de 2.013

[2] Ídem

[3] Ídem

[4] Ídem

Deja un comentario

Archivado bajo Relatos de Vida

La maldición y el cura

Por: Manuel Vicente Monasterios.

       Durante el año 1877 llegó a Cúa el Padre José María Céspedes, Este Sacerdote era bastante moreno de piel, pero con facciones muy finas. Guzmán Blanco había puesto de moda el anticlericalismo, los principios de librepensadores y masones chocaban con la Iglesia Católica. El Gobierno de Guzmán introduce el matrimonio Civil, el registro Civil, desliga las actividades del estado de la influencia de la religión católica El padre Céspedes era un antiguzmancista que utilizaba el púlpito para descargar en sus sermones las actitudes del Presidente Guzmán Blanco contra el Arzobispo Guevara y Lira, el cierre de los conventos, la demolición de iglesias.

Ruinas del Templo de Cúa, foto tomada en 1880, y públicada en El Cojo Ilustrado Nº69, año III del 1º de noviembre de 1894

       El gobierno de Guzmán Blanco demolió el convento de las monjas Concepciones y construyó en su lugar el Palacio Federal, hoy sede del Poder Legislativo, demolió la Iglesia de San Pablo y construyó el teatro Guzmán Blanco, hoy conocido como Teatro Municipal. Confiscó las propiedades de la Iglesia. Prohibió el pago de diezmos y primicias. Expulsó del país varias congregaciones. Desterró al Arzobispo de Caracas Monseñor Dr. Silvestre Guevara y Lira En síntesis en aquella época pelear con la Iglesia Católica era un signo de tener una mentalidad de avanzada y progresista. Además Guzmán protegió la Masonería. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Crónicas de mi pueblo

EVENCIO CASTELLANOS

Por Manuel Vicente Monasterios.

      Nace en Cúa, Edotado Miranda, el 3 de Mayo de 1915. Muere en Caracas el 16 de Marzo de 1984. Pianista compositor y director de coros y orquesta. Fueron sus padres Pablo Castellanos y Matilde Yumar. Su iniciación musical se produjo de la mano de su padre, Pablo Castellanos, quien era organista y maestro de capilla. En 1938, ingresó a la Escuela Superior de Música de Caracas, donde estudió canto con Antonio Pardo Soubletle, violonchelo con Carlos Añez historia de la música con Juan Bautista Plaza y armonía y composición con Vicente Emilio Sojo. El 4 de julio de 1944 se graduó como maestro compositor, y como tal formó parte de la primera generación de compositores egresados de la catedra de composición del maestro Sojo que, sus creaciones musicales, se orientaron hacia la tendencia nacionalista. En 1946, le tocó dirigir al Orfeón Universitario, para el cual compuso el Himno universitario, con base a un texto de Luis Pastori y Tomás Alfaro Calatrava.

Imagen de Evencio Castellanos Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Así sonamos aquí

El Baile de Los Pintados

Por: Yrene Fernández V.

     Que diferencia escribir hoy en día sobre el Baile de Los Pintados, si en el tiempo que decretaron  Parque Nacional Guatopo, sus habitantes no los hubieran dispersado unos a Altagracia de Orituco, otros al Tuy, otro artículo sobre la misma manifestación folklórica se escribiera.

carnaval pintados pandreyalejo.blogspot.comBaile de los Pintados, imagen tomada de andreyalejo.blogspot.com

     Por otra parte, si en Santa Teresa del Tuy se hubiera seguido dicha tradición, tuviera otro sentir de su identidad. Así como se mantuvo vigente la Cofradía de los Diablos Danzantes, El Baile de San Pedro y San Pablo, las cuales se reconocen como manifestación cultural inmaterial de la Humanidad  y se mantiene en el tiempo Los Pastores de El Limón y de San Joaquín, Los Boleros de Caucagua, Río Chico, Mamporal y tantas otras Rememorando una entrevista realizada hacia finales de los 80 al Señor Antonio José Pérez, nativo de Guatopo y guarda parques del mismo, expresó recordar el Baile de Los Pintados realizado el día de San Juan y también el día del Carmen y en ocasiones el día de San Pedro y San Pablo.  En él, un hombre se vestía de mujer pintado de negro y otros dos hombres también pintados de negro, bailaban al son de la Guaraña y Marisela ejecutada por guitarra pequeña, cuatro y maraca, se cantaban fulías y se recitaban versos, los bailadores usaban sombreros de papel de muchos colores. Pero una vez decretado Parque Nacional, su gente se dispersó a los pueblos aledaños, es así como se llevaron El Baile de Los Pintados a la población de Altagracia de Orituco. Sin embargo, en el conocido almanaque de la fundación Bigott la registran como manifestación de dicha localidad guariqueña, sin reconocer sus raíces.

pintados httpandreyalejo.blogspot.comBaile de los Pintados, imagen tomada de andreyalejo.blogspot.com

      A veces pienso que quizás esos mismos detalles pasaron con otras manifestaciones, si bien ya eran traídas de otros continentes  y adaptadas en estos lugares, también con el correr de los tiempos fueron adaptándose de un sitio a otro.

2 comentarios

Archivado bajo Festividades Tuyeras