Archivo de la etiqueta: musica mirandina

FULGENCIO AQUINO, VIRTUOSISMO TUYERO

Por: Jesús Castro.

Fulgencio Aquino en el Teresa Carreño     Nace el 1º de enero de 1915, en el caserío de Sabaneta  de la población de Tácata en el Estado Miranda y muere el 21 de Julio de 1994  a sus 79 años de edad. Se inicia en este bello arte musical  a los diez (10) años, también asiste a clase de  primaria, pero,  tuvieron que retirarlo del colegio pues él estaba pendiente de aprender a tocar el arpa.  Cuenta Fulgencio, que el mismo día que agarró el arpa saco su primer golpecito. Estaba rodeado de una familia muy nombrada en el arte de tocar arpa como lo era su papá Julián Aquino,  el cual, fue un gran arpisto que se caracterizó por un toque recio, fue muy reconocido aunque no dejó grabaciones, también su hermano Melquiades Aquino era un buen arpisto  y  Fulgencio lo observaba en sus ratos de aprendizaje.

     Su primer baile de joropo lo toco a los 14 años de edad, cobrando para la época veinte  bolívares, que era un gran pago por tocar un baile de joropo. Fulgencio Aquino,  no dependió  del toque de arpa si no que desarrolló varios oficios, trabajó la agricultura, fue carbonero, trabajó en bodegas, comercios, fabricó alpargatas y fue carpintero, al punto de elaborar sus propias arpas con sus respectivos accesorios. Los bordones con cuero de venado que el mismo entorchaba. En el año de 1958,  a sus 43 años de edad aproximadamente, se dedica a los bailes de joropo de lleno y empieza en el mundo de las grabaciones y conciertos que lo darían a conocer Nacional e Internacionalmente.

     En palabras del maestro:

“para mi tocar arpa, es el amor más grande de mi vida por su puesto a parte de mi mamá, yo creo que no hay otra cosa que signifique más, que tenga más poder ni iguale el poder como lo es tocar el arpa, su música”.

     Fulgencio era un amante de la música que obtenía en la ejecución de su arpa, contaba que en su infatigable memoria musical tenía más de 1000 composiciones, es evidente que el maestro Fulgencio Aquino había desarrollado una capacidad retentiva de gran complejidad,  la cual, estaba muy compenetrada con sus improvisaciones dentro de un estilo clásico, con registros sutiles y únicos.

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Así sonamos aquí